Viernes, 22 Octubre 2021

logo para cedet                                            Año 2021. Edición N° 15 / Registro ISSN-L: 2709-8079

TEMA En memoria de Carlos Velarde Reyes (Cito). A cinco años de su partida. Sus documentos de trabajo y opiniones que guardan vigencia

COLUMNISTAS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La caída de partidos y la esperanza en los movimientos sociales

0
0
0
s2sdefault

Por Freddy Blanco (Venezuela)

La historia política de Latinoamérica no se puede desvincular, en las últimas cinco décadas de la historia de sus movimientos étnicos sociales que han venido protagonizando un papel destacado en la conducción política. Los modernos proyectos políticos: socialdemocracia, socialcristianismo, marxismo, socialismo y comunismo han contado en nuestros países con la participación activa de los movimientos sociales afrodescendientes. Me atrevería a decir que hemos sido nosotros los líderes y lideresas que fuimos condenados a vivir en las comunidades y pueblos afrodescendientes, los que hemos asumido el protagonismo histórico en la elaboración político ideológica y la lucha practica de convertir las carencias y las diferencias sociales en las siglas de los partidos políticos o de los movimientos sociales.

Lo más curioso de todo esto, es la existencia de una característica propia de la sociología que muchos han denominado lucha de clases que es la constante búsqueda de la sinergia entre el decir y el hacer, palabras que se han convertido en una danza bailable entre la izquierda y la derecha, pero creando nuevos fundamentos teóricos que les ha permitido poner en práctica el oportunismo sobre los hombros de quienes conformamos la ciudadanía de nuestros países.

pafreddyFotografía: infobae https://www.infobae.com/

Si revisamos la producción panfletaria asociada a las siglas de cada partido en Latinoamérica, son el estudio psicológico de los sectores sociales que han estado en movimiento, según sea la coyuntura es así como avanzan los planes y proyectos políticos bipartidistas de izquierda a derecha, siempre minimizando a los movimientos sociales tildándolos con el nombre de minorías y disfrazando al ciudadano común según sus clase o su inclinación política: filas estudiantiles, fila eclesiástica, fila obrera, fila campesina, clase media, clase popular. Esto nos indica la distribución política según las realidades de cada país quedando en evidencia la reducción de los movimientos sociales étnicos afrodescendientes; y las posiciones históricas más relevantes han sido desempeñadas por la burguesía de izquierda y de derecha.

pulicacioesEl caso más reciente fue en la celebración del XXV Foro Social de Sao Paulo en Caracas en el 2019, que costó una rebelión para que se impusiera en la agenda de los partidos de izquierda mundial el tema afrodescendiente, tema que ha sido casi incomprensible para que los dirigentes de izquierda tengan una noción clara más allá de los partidos y el respeto de la autonomía de los movimientos sociales ya que las políticas que desarrollan no es la que mejor interprete las necesidades del pueblo o de las comunidades afrodescendientes independientemente que sus propagandas y que sus consignas promuevan la necesidad histórica del socialismo. 

La procedencia de clase no es igual a la práctica política, no se puede beneficiar los intereses de los grupos étnicos y a la vez beneficiar los intereses del Estado capitalista, muchas veces se juega un papel secundario incluyendo tanto los que están al servicio de la burguesía como los que luchan por el socialismo en la participación de los proyectos y gobiernos llamados progresistas, cometiendo la aberración de cooptar a los portadores del saber histórico de nuestras comunidades afrodescendientes y los movimientos sociales en su derecho a tener la voz de sus pueblos.

Según las estadísticas, la mitad de casi los 300 millones de ciudadanos y ciudadanas afrodescendientes de Latinoamérica viven en la línea de la pobreza y los partidos de izquierda y derecha solo rozan el tema de los descendientes de africanos. Se hace necesario revisar las políticas públicas fabricadas en el seno de los gobiernos progresistas y neoliberales por su silencio continuo a pesar de la declaración del decenio internacional afrodescendiente. Nuestro llamado es a eliminar de una vez por todas, las incomprensiones, la utilización de nuestras comunidades en temas estadísticos y electoreros. Los hijos y nietos de los descendientes de africanos exigimos tener voz política en todos los espacios de decisiones en cada uno de nuestros países.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault