Viernes, 22 Octubre 2021

logo para cedet                                            Año 2021. Edición N° 15 / Registro ISSN-L: 2709-8079

TEMA En memoria de Carlos Velarde Reyes (Cito). A cinco años de su partida. Sus documentos de trabajo y opiniones que guardan vigencia

COLUMNISTAS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El impacto de las prácticas racistas y homofóbicas en el PBI del Perú

0
0
0
s2sdefault

Por Guillermo Varias (Perú)

Algo que a todos nos ha tocado vivir durante una entrevista de trabajo es ese momento mágico en el que te dan a entender que ya tienes el trabajo, cuando ya se interesan por tu hoja de vida y comienzan a hablar acerca del clima laboral de la empresa, de lo bien que se trabaja y lo de agradables que serán tus compañeros; sin embargo, muchas veces nos enfrentamos a una realidad muy distinta a este mundo color de rosa.

Sabemos que nosotros los Afroperuanos somos una minoría étnica que a fuerza de trabajo duro rompemos estereotipos y normatividades impuestas por una sociedad que lamentablemente se resiste a cesar sus prácticas racistas, pero ¿Qué dificultades surgen cuando un Afroperuano es miembro de la comunidad LGTBIQ+?

La presente columna, muestra variables estadísticas de la discriminación producto del racismo y la homofobia que muchos de nuestres hermanes sufren a diario, y como la normalización de conductas racistas, misóginas, homofóbicas y transfóbicas puede traer consecuencias desastrosas para la economía nacional

Racismo

Un estudio realizado en Uruguay, Taschdjian y Vázquez (2013) muestra que los Afrodescendientes reciben una remuneración hasta de un 24.8% menos que una persona con rasgos caucásicos, esto se debe principalmente a la escasa oportunidad de acceder a un trabajo y la baja educación que reciben los Afrodescendientes.

En Ecuador, Gallardo (2006) Encuentra que la discriminación en el mercado laboral hacia afrodescendientes y mestizos con similares cualidades representa un 27,1% de las diferencias salariales con respecto a los caucásicos.

En Chile, el estudio de Bravo, Sanhueza y Urzúa (2008) no encuentra diferencias significativas en cuanto a diferencias salariales, sino a otras variables más allá del color de piel.

En el caso de Perú, no hay una diferencia estadística respecto a las diferencias salariales entre personas negras y las demás etnias que componen nuestra nación, sin embargo, la página web “Alerta contra el racismo” indica que un 4.7% de las personas que sufrieron discriminación racial, la recibieron en su centro de trabajo. Muy aparte un estudio de la Universidad Pacifico determinó el comportamiento de las empresas nacionales en cuanto prácticas racistas; en el caso de pequeñas y medianas empresas estas son más frecuentes al momento de reclutar personal; mientras que en el caso de grandes empresas se dan en el proceso de ascenso y ubicación en áreas funcionales. Este fenómeno suele ser normalizado, es decir, “se conocen los costos de discriminar (y se considera inadecuado), pero se aceptan actos discriminatorios según las circunstancias” (Galarza, 2015)

Pero a pesar de no tener una variable porcentual exacta respecto a la discriminación en el ámbito laboral y que con eso no podamos determinar cuantitativamente cuanto afecta al crecimiento económico del pais, si podemos ver que el racismo causa daños emocionales, sociales y que cada vez que somos victimas de este tipo de prácticas se genera una deficiencia en la productividad, la cual se refleja en un declive de las condiciones salariales, ya sea por sub - empleabilidad o por ascensos que no se brindan, lo que lleva a que la persona y su familia no puedan invertir de manera segura en su futuro, generando una menor fluidez de dinero, lo cual lleva a una desaceleración de la economía.

Homofobia

Un estudio de las Banco Mundial, revela que la Homofobia genera pérdidas de más de 119 mil millones de dólares al año, estas pérdidas son ocasionadas por factores medibles a través del potencial humano perdido, reducción de productividad de las empresas, reducción de la salud, entre otros factores; en el caso de América Latina y el Caribe el costo que se genera por la homofobia es de 8mil millones de dólares anuales.

En el caso de Perú, el INEI emitió el informe LGTBIQ - 2017 en el cual participaron 12mil 26 personas siendo el 4.6% de la muestra personas que se reconocieron como Afrodescendientes, lo cual quiere decir que, si tomamos ese porcentaje en base a la relacion de la población que declara vivir junto a su pareja del mismo sexo, según el censo del 2015, estamos hablando de un aproximado de 3864 personas (lesbianas y gays) sin contar con las demás personas cuyas identidades se encuentran invisibilizadas y que forman parte de la comunidad LGTBIQ.

De dicha encuesta se indica que el 11.5% de los encuestados sufrieron discriminación laboral (violencia física, sexual, falta en los pagos, explotación laboral, entre otros) ocasionando una baja productividad, gastos en salud mental, perdida de potencial humanos y las mismas afecciones que sufren las personas racializadas.

Está demostrado que una persona que sufre algún tipo de discriminación disminuye en su productividad en un 60%, debido a que debe ocultar su orientación sexual, soportar comentarios racistas, y esto monetariamente indica que la empresa está generando pérdidas lo que se refleja en una menor rentabilidad, que a su vez implica un crecimiento económico bajo para nuestros paises (no estamos considerando el sector público). ¿Qué pasa con el potencial humano desperdiciado? Una investigación de la Comisión Interamericana indica que 9 de cada 10 mujeres trans se dedican a la prostitución, no han tenido acceso a la educación, salud y tienen una expectativa de vida es de 35 años de edad, ¿Cuántas personas que no se encuentran en el mercado laboral informal son Afrodescendientes y miembros de la comunidad LGBTIQ?

Políticas Públicas y la campaña electoral

Actualmente en plena carrera electoral, el portal “Acta Transparencia” muestra los planes de gobierno de los candidatos presidenciales en campaña y solo 7 de 18 partidos muestran en alguno de sus planes de gobierno contenido relacionado a la discriminación racial, asimismo, solo 3 planes de gobierno incluyen propuestas de gobiernos incluyentes en relacion a la comunidad LGBTIQ y de estas tres, dos partidos (Frente Amplio y Juntos por el Pais) incluyen en su lista una ley para la identidad de género y una Ley para prevenir, sancionar y erradicar la discriminación y los crímenes de odio hacia personas LGTBIQ.

Las políticas publicas son necesarias para mejorar la calidad de vida de las personas en el pais, no incluir políticas publicas relacionadas a la comunidad LGBTIQ así como políticas publicas para los Afrodescendientes, genera una brecha de desigualdad cada vez mayor, en un pais donde prima el conservadurismo, el clasismo, la xenofobia, racismo, homofobia, la transfobia, entre otras discriminaciones. Tal vez hablar en términos económicos sobre los costos que conlleva seguir viviendo con la normalización de estas conductas, puedan hacer entender que ningún tipo de discriminación debe ser permitida.

¿Por qué decidí tocar el tema de la discriminación desde estos dos puntos de vista? La comunidad afroperuana ha sido invisibilizada de manera sistemática, no se nos enseña nuestra historia, ni nuestra representación en el cambio del pais, somos victimas de racismo desde muy niños, en nuestra población 8 de cada 10 afroperuanos tiene un trabajo informal, subempleado y en condiciones precarias. (fuente INEI)

En el caso de la comunidad Trans como lo dije antes 9 de cada 10 mujeres trans, trabajan en la clandestinidad, en la informalidad, no hay detalle exacto de autopercepción afroperuana, pero si se sabe que son gente joven, que no estudia, que no ha tenido acceso a un trabajo formal, que se exponen a una serie de vicisitudes de la vida, es potencial humano perdido para una economía tan precaria como esta y se encuentran constantemente en riesgo de ser víctimas de racismo y violencia física.

Económicamente hablando, que un joven sea víctima de discriminación racial y/o homofobia es lo peor que nos puede pasar, son menos jóvenes trabajando y menos personas trabajando implica menos ingresos para las empresas, menos impuestos para el gobierno, menos recaudación para el país; todo esto se refleja en recortes presupuestales en salud y educación, menor presupuesto para la salud, menos hospitales, menos infraestructura médica y, por supuesto esto nos afecta a todos.

Hablar en términos económicos tal vez nos pueda abrir los ojos ante problemas sociales tan fuertes como estos y ver una alternativa de solución en las mejoras de las políticas públicas en cuestión de discriminación racial y sexual, porque así tal vez este país pueda mejorar en cuanto al trato que le damos a sectores marginalizados de la sociedad, porque así una mujer adolescente trans afroperuana pueda tener las mismas oportunidades.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault