Viernes, 17 Septiembre 2021

logo para cedet                                            Año 2021. Edición N° 15 / Registro ISSN-L: 2709-8079

TEMA En memoria de Carlos Velarde Reyes (Cito). A cinco años de su partida. Sus documentos de trabajo y opiniones que guardan vigencia

COLUMNISTAS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La invisibilización como estrategia necropolítica y de desarticulación identitaria contra (y desde) los sujetos-políticos afrodescendientes

0
0
0
s2sdefault

Resumen:

El siguiente texto propone analizar la ausencia de propuestas de políticas Estado en relación con las problemáticas que afectan a las comunidades afrodescendientes en el Perú, a partir de los planes de gobierno de los partidos y las agrupaciones con más posibilidades de ganar las elecciones presidenciales y congresales de abril del 2021. Se trata de indagar cómo se aborda en estos documentos el tema de la identidad afrodescendiente peruana, analizando nuestra invisibilización tanto desde las omisiones y las menciones que evidencian cómo el racismo estructural, junto con los demás ejes de opresión, naturalizan nuestra exclusión y normalizan la limpieza étnico-racial, como desde la forma en que nos identificamos y exigimos ser sujetos políticos.

Biografía del autor:

Daniel Ágreda Sánchez.

Comunicador social por la Universidad de Lima y egresado de la maestría de Antropología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Imágenes:

  • Imágenes: Freepik y Shutterstock.
  • Diseños: Shinny Montes Llanos.

Foto:

  • Crédito: Juan Bernales Ramírez

El lenguaje tanto institucional como cotidiano usado para hablar de racismo es blanco. Se construye en torno a una mirada única, eurocéntrica, heterocentrada, falocéntrica y logocéntrica blanca y colonizadora que se defiende apelando al individualismo para justificarse. Es una mirada que se genera y mantiene en el tiempo desde el privilegio. Es una mirada que decide no asumir la responsabilidad histórica que la construye, una mirada que se mantiene alejada de las otras: de las otras miradas, de otras perspectivas y de otras realidades. La historia siempre ha sido contada desde la blanquitud.

                Bendizan, 2017, p. 23.

 

Es difícil plantear estrategias políticas eficaces para luchar contra los ejes de opresión que afectan a las personas afrodescendientes en el Perú. Identificar la particularidad de nuestros problemas estructurales como el racismo, el clasismo y las violencias de género —que afectan a mujeres, personas LGBTIQ+ y varones heterosexuales que no calzan en los estereotipos heteronormados—, así como otros de cuño reciente como la aporofobia, el capacitismo[1] y el cuerdismo[2], entre otros, nos ha permitido comprenderlos cada vez mejor y ensayar propuestas de soluciones a mediano y largo plazo. Sin embargo, pocas veces se consigue resultados alentadores y sostenibles; por el contrario, las diferentes formas de opresión logran casi siempre regenerarse y mutar para adaptarse a nuevos contextos sociales, económicos y étnico-culturales, con manifestaciones cada vez más violentas y descaradas.

[1] «El término capacitismo (ableism) denota, en general, una actitud o discurso que devalúa la discapacidad (disability), frente a la valoración positiva de la integridad corporal (able-bodiedness), la cual es equiparada a una supuesta condición esencial humana de normalidad» (Toboso Martín, 2017, p. 73).

[2] El cuerdismo es un sistema de «creencias, actitudes y comportamientos que, a semejanza del machismoo racismo, estereotipan, prejuzgan, discriminan y/o agreden a las personas diagnosticadas por la psiquiatría o tachadas de ‘locas’, desde una presunción de superioridad ‘cuerda’» (Corominas, 2019, citado por Plaza, 2020, p. 141).

Investigación completa aquí.

Fotografías: Daniel Agreda.

D1

D3

 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault