Viernes, 22 Octubre 2021

logo para cedet                                            Año 2021. Edición N° 15 / Registro ISSN-L: 2709-8079

TEMA En memoria de Carlos Velarde Reyes (Cito). A cinco años de su partida. Sus documentos de trabajo y opiniones que guardan vigencia

COLUMNISTAS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sofía Arizaga

0
0
0
s2sdefault

SOFIA

 

Carlos Velarde:

Quince años de amistad, quince años de constante aprendizaje y quince años de compromiso fue lo que tú -Cito- dejastes para cada uno de los integrante de Cedet.

Nos enseñaste a luchar para encontrar la felicidad. Que esté siempre sería nuestro objetivo principal. Aprendimos que lo más preciado de nuestro trabajo son las personas que se encuentran en las comunidades: personas con tanta historia y sabiduría. Llegando a ellos con respeto, encontrando siempre espacios de intercambio de ideas y soluciones entre todos. Embarcarnos todos en la búsqueda de la felicidad.

Cedet quedó impregnado de tu personalidad dar el 100%, pero siempre con optimismo ante lo difícil que era navegar contra las corrientes en muchas circunstancias. Abrazar lo que hacíamos y una mirada que el siempre repetía: el opresor no está entre nosotros los afros. Está fuera y frente a ello teníamos que dirigir toda nuestra energía.

Al principio tu partida nos dejó a cada uno sin comprender ni entender que tendríamos que caminar sin ti. Al inicio nos dejó completamente desubicado, pero cada intervención dejaba claro que ya no contábamos con tu presencia, pero Cedet ya había absorbido mucho de tu personalidad  y nuestro compromiso y trabajo sigue como tú lo dejastes: con alegría con  compromiso y con amistad, pero se te extraña. Extrañamos a nuestro soñador, extrañamos a nuestro cantador, extrañamos tus saludos y también tus despedidas que lo hacías siempre parado al borde de la escalera cuando terminaba el día. Con tu voz grave y fuerte nos decías: "hasta mañana" y cada uno, desde el espacio en que nos encontrábamo, dábamos respuesta a tu saludo y  se iban escuchando distintas voces: "chau Cito" , "chau Cito" , "chau Cito". Así también fue el último viernes que te despediste diciendo "hasta el lunes" y de cada uno de los espacios  se escucharon las voces como siempre "hasta el lunes Cito", "hasta el lunes Cito" "hasta el lunes Cito". Llegó ese lunes, el otro y el otro. Ya son cinco años sin escuchar esas despedidas. Te fuiste como siempre. Te recordaremos bonachón, optimista y confiado de un mundo mejor.

Sofía Arizaga  

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Carlos O. López Schmidt

0
0
0
s2sdefault

carlos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A Carlos Velarde Reyes…
Cito,
el gordito,
el señor Cito,
el barboncito,
sentado en su silloncito,
dice, siéntate y escucha sambito…
¿Recuerdas Cito, estas décimas con las que jugábamos Tito Rodríguez, Fernando Espinoza, yo y otros, en aquellos tiempos del nacimiento del Foro Afroperuano?
Cuántas noches compartidas, cuántas horas conversadas y cuánta sabiduría recibida.
Podíamos pasar horas preguntándote, escuchándote. Entendías de todo, sabías de todo. De los movimientos andinos, de historia, del movimiento asiático, de las guerras, de economía, de música, de las luchas afroperuanas, de las que fuiste parte importante.
Cito siempre crítico, siempre claro. Sin claudicar jamás. ¿Sobre qué no sabías, Cito?
Al son de tu guitarra, de un café o un trago, siempre tenías una palabra, un pensamiento que echaba raíces en nuestras mentes y nuestros corazones.
Quisiste servir a Dios vistiendo una sotana, pero Él te tenía reservada una forma más sublime de demostrarle tu amor… formar una hermosa familia y luchar por la igualdad, brindando tu sapiencia y tu impulso a nuestras luchas, al movimiento afroperuano, con el que estuviste hasta tu último día.
Este es el último de muchos borradores que escribo para honrarte; y lamento no poder describir lo que realmente fuiste, lo que significaste para tu esposa y tu hija, para tus amigas y amigos, para la lucha social, para el movimiento afroperuano, para mí…
Fuiste tan grande que nada de lo que escribo reflejará la grandeza de tu ser… Nada…
Antes que lo olvide, te cuento Cito: Tu última broma de hacernos creer que habías partido, no resultó, porque nos acompañas cada día.
Gracias Cito, tu pensamiento crítico sigue con nosotros. Gracias, un millón de gracias…

Carlos O. López Schmidt

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Carmen Espinoza

0
0
0
s2sdefault

Carmen Espinoza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribiendo sobre Cito

Cito era un amigo entrañable con un corazón gigantesco, siempre con la palabra lista y la coherencia socialista en la mano, dispuesto a criticarnos, plantear la ruta a seguir, darnos una mano o hacernos reír. 

Lo conocí en las celebraciones de la casa abierta de CEDET, donde Cito  ponía la guitarra y nosotras las voces, palmas y a veces, solo los aplausos, para cumplir  el ritual de alegrarnos por la Navidad, el Día de la madre, las Fiestas Patrias y todo lo festejable que encontrábamos a lo largo del año. Siempre terminábamos cantando La Internacional. 

Después de que partió, nunca celebración alguna fue igual.  Nos dejó su cariño, su inmenso recuerdo – en sentido literal – y la certeza de saber que, junto a Pepe Luciano y Fernando Espinoza, estará esperando que lleguemos a la otra dimensión para reunirnos.

Que sirvan estas pocas palabras para ratificar mi inmenso agradecimiento a la vida por darme la oportunidad de haberlo conocido, considerarme su amiga y sentir que nos acompañó en una parte del camino. Siempre lo aprecié, aunque tal vez no se lo dije. Que toda su familia sepa que nos sigue haciendo falta y que está en nuestro recuerdo, intacto, como el último día que lo vimos. 

Compañero Cito, Presente

Carmen Espinoza
Afro-peruana feminista y lesbiana
21 de abril del 2021

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Zoraida Sante Beizaga

0
0
0
s2sdefault

lala

Señor Cito:

Su partida fue tan inesperada que no pudimos despedirnos de usted. Hasta el día de hoy se le extraña, se le necesita en cada reunión de trabajo, en cada duda, por un problema inesperado. En cada festejo de fin de año, ya nada es como antes:  con sus chistes, sus bromas, su manera tan particular de ser. Hasta el día de hoy se siente un vacío en la oficina. Nos hace falta. Un abrazo hasta el cielo querido amigo. Gracias por sus enseñanzas.

Zoraida Sante Beizaga

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault