Miércoles, 19 Septiembre 2018

logo para cedet

Materialidad y museo: acción educativa, responsabilidad pública y lucha antirracista

0
0
0
s2sdefault

Por Danielle Almeida (Brasil).

danieeleBrasil atraviesa uno de los momentos más críticos y sombrío de su historia. En medio del avance mundial y sistemático del conservadurismo, de las políticas genocidas, del neoliberalismo desenfrenado, la sociedad brasileña sufre de una severa crisis ética en la política y de la total incertidumbre de su pueblo hacia el futuro.  El 12 de mayo de 2018 se cumplió dos años del insolente golpe de estado sufrido por la joven democracia brasileña, un golpe que de acuerdo con los analistas, representó en su conjunto de desmontes - aún en los primeros doce meses - lo equivalente a cincuenta años de retroceso especialmente en los sectores sociales, lo que afectó y sigue afectando directa y contundentemente a la población negra del país. Considerando que 2018 también es el año de elecciones presidenciales y que el golpe se sigue moviendo sórdidamente adentro de las estructuras corrompidas del legislativo, ejecutivo y del judiciario, el resultado de los análisis de cómo está la situación del país, atemoriza y pone en alerta a todos los que están de alguna manera involucrados con las luchas por justicia social.

Por lo mencionado y de acuerdo con el título propuesto, trataré en el desarrollo del presente texto reflexionar cómo pueden las prácticas pedagógicas y educativas en un museo, que históricamente es una institución elitista y excluyente, aportar al enfrentamiento del racismo, a la construcción de conciencia política y al fortalecimiento de la autoestima de las personas negras.

Para empezar ¿Qué es un museo?


[1] Cantora activista; maestra en Ciencias de la Educación por la Universidad de Monterrey (México); especializada en Historia de África y de los Afro-brasileños por la Universidade Federal de Minas Gerais / Casa das Áfricas; licenciada en Música por la Universidade Federal de Pelotas. Desde 2002, orienta sus estudios en las áreas de música afrolatinoamericana, educación de las relaciones raciales y manifestaciones culturales afrodescendientes en América Latina. Actualmente es parte de la Coalición  de Mujeres Negras Feministas y educadora en el Museo Afro Brasil.

De acuerdo a las definiciones y artículos de diccionarios, los museos son instituciones de carácter público y permanente, dedicadas a la memoria a través de la conservación,  adquisición, estudio y exposición al público de acervos artísticos,  históricos, culturales y científicos. Tal como lo conocemos hoy, los museos surgen en Europa, más específicamente en Inglaterra en el siglo XVII. Antes, desde la edad media, las colecciones de arte, de documentos etc. estaban circunscriptas a la aristocracia y, especialmente, a la Iglesia. De esa manera, no sería difícil imaginar que probablemente está en Europa la mayor cantidad de museos de todo el mundo, una vez que la difusión de espacios designados a la conservación de obras de arte y de memoria se propagó considerablemente en ese continente a partir del siglo XVI.

Se hace importante recordar que mientras surgían galerías, se incrementaban las colecciones y se inventaban los conceptos de arte en Europa, también se instituían y se fortificaban las empresas colonizadoras en Abya Yala;[1] se establecía el sistema de producción esclavista en el mundo; se sistematizaba los secuestros de mujeres, hombres y niños africanos para que fueran vendidos como esclavizados; crecía y avanzaba el capitalismo; las violaciones a los cuerpos de las mujeres negras e indígenas consumaban el mestizaje; toneladas de oro, plata y de madera de América eran robados y trasladados hacia Europa; se llevaba a cabo el genocidio de los pueblos originarios del “nuevo continente”. Todo al mismo tiempo.

Por las razones mencionadas, se hace importante aún subrayar que la expansión artística, así como la preservación de la memoria blanco-europea a través de los museos, fueron procesos fomentados gracias al financiamiento de  las mismas élites que invertían en los saqueos, secuestros y en las millones de muertes en América y en África. Así, ¿cómo pensar el origen de la institución museo sin pensar en opresión, colonización y esclavismo? Como nos hace recordar el gran intelectual maliano Amadou Hampaté Bâ (1982), en el mundo “todo se liga y todo es solidario”. De esa forma y teniendo presente la relación que existe entre los hechos y las cosas, reflexionar sobre los museos, su origen y sus finalidades, también significa expandir la mirada hacia la reflexión crítica sobre a qué y a quién sirven tales instituciones y cómo podemos transgredirlas.

En Brasil, un osado proyecto gana vida en el año 2004. Como resultado de la lucha de los movimientos sociales, de las acciones afirmativas implementadas en el gobierno Lula y, sobretodo, como resultado de más de dos décadas de investigaciones y empeño del renombrado artista y curador negro, Emanuel Araújo, nace el Museo Afro Brasil. Una institución dedicada a contar, a través de su acervo, la historia de los africanos y sus descendientes más allá de la esclavitud, evidenciando y valorando sus aportes intelectuales, tecnológicos, científicos y culturales del país que más recibió personas traficadas durante el sistema esclavista.[2]

Un proyecto audaz en una sociedad donde el racismo es estructural e institucionalizado y que por ello resulta genial en una sociedad desigual, injusta y excluyente desde su fundación. Ubicado en la capital económica[3] del país que lo nombra, el Museo Afro, como comúnmente es llamado, se denomina como un museo de cultura brasileña, sin embargo es a la vez, uno de los acervos más importantes de la memória afrodiaspórica en el mundo. Así como sugiere Emanuel Araújo, en el texto Museu Afro Brasil: Um conceito em Perspectiva,[4] la experiencia del negro brasileño

é indissociável da experiência de desenraizamento de milhões de seres humanos graças à escravidão. Assim, assumindo essa perspectiva, o Museu Afro Brasil, sendo um museu brasileiro, não pode deixar de ser também um museu das sociedades afro-atlânticas no Novo Mundo (ARAÚJO, 2006).

 Son once mil m² de estructura, más de seis mil obras en el acervo de larga duración entre pinturas, esculturas, grabados, fotografías, documentos y piezas etnológicas de autores brasileños y extranjeros, una expografía que no hace distinción de valor entre lo que es considerado popular y erudito, ahí todo es obra de arte en el continuo intercambio entre Brasil y África. El conocimiento popular, sus actores y productores son valorados y visibilizados, se refleja la interacción de saberes en la organización de los núcleos temáticos, África: Diversidad y Permanencia, Trabajo y Esclavitud, Religiones Afrobrasileñas, lo Sagrado y lo  Profano, Historia y Memoria, toda la visualidad que crea estos núcleos ayuda a contar la historia brasileña y, tal como sugiere la coordinadora de plan curatorial, Ana Lúcia Lopes, las exposiciones del acervo del Museo Afro Brasil, tienen por objetivo

desconstruir um imaginário da população negra, construído fundamentalmente pela ótica da inferioridade ao longo da nossa história e transformá-lo em um imaginário estabelecido no prestígio, na igualdade e no pertencimento, reafirmando assim o respeito por uma população matriz de nossa brasilidade (LOPES, s./d.).

 

 El museo no existe solamente en su materialidad, el museo existe sobre todo, por la gente que lo construye diariamente, profesionales especialistas en museología, historia, ciencias sociales, antropología, artes, educación, etc., profesionales del mantenimiento, seguridad, orientación de público, todos dedicados a construir un espacio que pudiera registrar, preservar y argumentar en contra de la historia oficial - racista y blanco centrada - que minimiza y enmudece, cuando no anula, la participación protagonista de mujeres y hombres negros en la construcción del país.

No obstante y a pesar del espacio ser en sí mismo una afronta al discurso racista en la sociedad y en el mundo del arte, se verifica que es la acción pedagógica bajo la responsabilidad del Núcleo de Educación, que permite una interpretación del acervo de forma contextualizada y conectada a hechos históricos, sociales, cotidianos y contemporáneos, ayudando a construir en el público visitante sentido y pertenencia histórica una vez que no se trata del otro y sí de la historia y cultura de todos y de cada uno.

Nosotros los educadores especialistas en diversas áreas, negros y no negros, tenemos en las manos la mayor materialidad sobre cultura afrobrasileña que hay en el territorio, diariamente recibimos grupos de varias regiones de Brasil e, incluso, del extranjero. Estudiantes de todo el sistema educativo público y privado, maestros y profesionales de la educación, artistas, diplomáticos, público en general. Todos son conducidos en el espacio bajo el compromiso que tenemos con la construcción colectiva de conocimientos que puedan subsidiar otras interpretaciones de la historia del país y de lo que estamos viviendo, sin los filtros manipuladores que actúan a través de los medios, de la escuela, de los libros didácticos creando históricamente un sin número de estereotipos en el imaginario de negros y no negros, el sentimiento de inferioridad de la gente racializada y el sentimiento de superioridad de los blancos hacia los demás que crea y mantiene privilegios desde siempre.

Las visitas mediadas por los educadores son para provocar reflexiones a través del debate, del encantamiento y de la belleza. Aunque se trate de hablar de temas duros como la esclavitud, se privilegia dilucidar las formas de organización, cimarronaje, resistencias y el gran abanico de saberes traídos por las personas en situación de esclavitud por ejemplo, siempre evocando el protagonismo de los sujetos y estableciendo un vínculo del pasado con el presente y sus desdoblamientos en nuestras vidas hoy. Nuestro objetivo es posibilitar al público el entendimiento de que hablar de la población negra y de sus contribuciones históricas y sociales nos es hablar de la minoría, al revés, es hablar de 54, 9% de los 205 millones de brasileños,[5] es provocar la reflexión de que hablar de protagonismo negro es rescatar las humanidades de millones de personas masacradas diariamente por el racismo, por la necropolítica,[6] por el sistema jurídico y económico que empobrece cada vez más a las personas negras. Sin embargo, tratar de los temas mencionados es también provocar la reflexión acerca de los privilegios y del sentimiento de superioridad blanca que se retroalimenta de desgracias; es despertar a los visitantes, especialmente blancos o no racializados, la reflexión de que el combate al racismo no es una responsabilidad solo de las personas negras, que la responsabilidad frente a la lucha antirracista y a la justicia social es un deber de todos.

Las acciones pedagógicas ejecutadas diariamente  por los educadores, es lo que expresa más directamente el ideal de su idealizador y curador cuando en el artículo Museu Afro Brasil: Um conceito em Perspectiva, Emanuel Araújo, refleja su idea de museo, de acuerdo con Araújo (2006), el Afro Brasil debe ser

um Museu que reflita uma herança na qual, como num espelho, o negro possa se reconhecer, reforçando a autoestima de uma população excluída e com a identidade estilhaçada, e que busca na reconstrução da autoimagem a força para vencer os obstáculos à sua inclusão numa sociedade cujos fundamentos seus ancestrais nos legaram.

Aún según el autor, el Museo Afro Brasil es

Uma instituição que pode servir como instrumento para se repensar novos conceitos de inclusão social, e espelho para refletir uma sociedade enfim disposta a incorporar o outro nas suas diferenças.

Se hace importante aclarar que a pesar de su íntimo compromiso con el combate al racismo, el Museo Afro Brasil es una institución cultural que no fomenta activismos de cualquier naturaleza, así como ser activista no es una condición que se espera del profesional que integra el Núcleo de Educación. No obstante, la educadora o el educador de ese museo debe ser, porque su propia profesión lo determina, un sujeto crítico que tiene esperanza en la transformación social, un agente activo en la lucha antirracista y consciente de su papel político. En razón a eso se crea cotidianamente en el conjunto de las acciones, narrativas contrahegemónicas, estrategias de enfrentamiento y de corrección de las desigualdades. Muchos intentos, diversos logros, acciones urgentes en tiempos nebulosos, combatir el racismo rumbo a la justicia social es el compromiso ético de los educadores y a lo que se propone la acción educativa del Museo Afro Brasil.

Referenciales 

ARAÚJO, Emanuel. Museu Afro Brasil: Um conceito perspectiva. Disponible en http://www.museuafrobrasil.org.br/o-museu/um-conceito-em-perspectiva  

HAMPATÉ BÂ. A tradição viva em a história geral da África, V.I. SP, Ática, UNESCO, 1982.

LOPES, Ana Lúcia. Museu Afro Brasil: exposição de longa duração. Disponible en http://www.museuafrobrasil.org.br/programacao-cultural/exposicoes/longa-duracao 

[1] Palabra del pueblo Kuna que nombraba el continente americano antes de la invasión europea.

[2] Brasil es la mayor población negra fuera de África y la segunda mayor del mundo después de Nigeria.

[3] El museo está ubicado en la ciudad de São Paulo, centro financiero y la más grande ciudad del país.

[4] Disponible en <http://www.museuafrobrasil.org.br/o-museu/um-conceito-em-perspectiva>

[5] A través de las análisis hechas por el Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística - IBGE, a partir de  datos colectados en los censos de autoidentificación, en 2017 se verificó que 54, 9% de la población se auto declara negra. De acuerdo con el IBGE, negro es el resultado de la conjunción de las categorías preto y pardos. El último censo demuestra que 46,7% de la población se auto declara parda, mientras que 8,2% se auto declara prieta.  

[6] La necropolítica denomina tanto políticas nacionales como internacionales de carácter neocolonial; a nivel nacional esto incluye los principales sectores de ejecución de poder estatal sobre la población, que son el poder judiciario, ejecutivo (policial) y legislativo.  

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault