Sábado, 15 Diciembre 2018

logo para cedet

Aproximación al balance político de la izquierda uruguaya y su implicancia con la población afrodescendiente

0
0
0
s2sdefault

Por Miguel Pereira (Uruguay).

mperiraLa lucha por la emancipación de los movimientos sociales afrodescendientes en el campo popular, han tenido como denominador común, el avance en sus reivindicaciones y propuestas revolucionarias de justicia social y reparaciones, en los partidos y sectores políticos de izquierda y progresistas de las Américas.

Los resultados conquistados en la Tercera Conferencia contra el Racismo y todas las Formas de Discriminación realizada en Sudáfrica(2001), tuvieron un absoluto rechazo por los países capitalistas e imperialistas como Estados Unidos, a tal punto que la disputa continuaba siendo la lucha por un mundo multipolar, donde el reconocimiento de la trata transatlántica de africanos y africanas esclavizados, solo podría ser tomado en cuenta por los países con ideología socialista, cuyo principal postulado marxista es combatir la explotación del hombre por el hombre.

En los distintos países donde la izquierda conquistó el poder, las organizaciones afrodescendientes de la diáspora africana, lograron incidir en las plataformas políticas partidarias, avanzando en la incorporación de la categoría de pueblos afrodescendientes en las distintas reformas constitucionales donde se realizaron, en la normativa y legislación donde se promovieron acciones afirmativas y políticas públicas en general con el propósito de impactar en las históricas desigualdades perpetuadas por los gobiernos de derecha en toda la región.

En Uruguay como en el resto de América Latina, la importancia de colocar el tema fue a instancias de la permanente lucha de los y las afrodescendientes. La fundación de Organizaciones Mundo Afro, respondió a una necesidad de combatir el racismo y construir con programa de desarrollo para los afrodescendientes en la sociedad uruguaya que había vivido una voraz dictadura cívico – militar.

La población afrodescendiente no estuvo exenta de las atrocidades de la dictadura, pues en los años 70 fueron desalojados centenares de personas afros que vivían en los barrios tradicionales y arrojándolos a las zonas periféricas de la ciudad, donde actualmente se encuentran los indicies más altos de pobreza e indigencia.

A pesar de ello, la izquierda de nuestro país, no incorporaba la dimensión étnico – racial en la plataforma política reivindicativa de las luchas populares, donde incorporaban a las fuerzas sociales del cambio como los trabajadores y estudiantes, pero no a los movimientos organizados afrodescendientes y antirracistas que también reclamaban un cambio de orden político, económico y social.

Luego de muchos años de lucha, podemos enfatizar que producto de la movilización social se logró incidir políticamente en las plataformas programáticas del Frente Amplio, partido político de la coalición de izquierda y específicamente en el Movimiento de Participación Popular, donde el brazo político de la institución social se llama Identidades.

Producto de la discusión y del ejercicio constante de la construcción política colectiva, ha sido incorporar ideológicamente – tarea aún no resuelta - que los ejes estructurantes de la desigualdad social, si bien tienen un pilar fundamental en la clase social, operan otros factores absolutamente relevantes como son la dimensión étnico – racial, el género, ciclo de vida y el territorio.

Recientemente en los congresos y plenarios sectoriales del Movimiento de Participación Popular se ha logrado insertar como aspecto fundamental, entre otros, la trata transatlántica de africanos y africanas que fueron esclavizados, temas que si bien reúnen un consenso importante a nivel internacional, no es el caso en los procesos nacionales y principalmente en los partidos políticos.

El reconocimiento de ese factor central para los y las afrodescendientes, permite ir incorporando esta dimensión en las distintas discusiones de orden político, como es el caso de las políticas sociales o de desarrollo de nuestras sociedades.

En el V Congreso del Frente Amplio Rodney Arismendi, la fuerza política luego de una debate profundo, reconoció por primera vez, el patriarcado y la lucha antirracista, aspectos que hoy hacen a los principios de la fuerza política de izquierda.

Si bien, estos aspectos distan de ser estructurales, en cuanto a las transformaciones profundas que se requieren en términos de políticas públicas, reparaciones y acciones afirmativas, son cambios que han implicado modificaciones desde la forma de sentir, pensar y actuar de sus dirigentes,  generalmente históricos, donde antiguamente no incorporaban esta dimensión en el campo político partidario.

El Frente Amplio, actualmente se encuentra elaborando sus bases programáticas para lo que será su cuarto gobierno a nivel nacional.

Es la segunda vez que funciona una Unidad Temática Programática sobre Afrodescendencia con el objetivo de construir los lineamientos y objetivos programáticos que se llevarán adelante en un eventual gobierno de izquierda.

Lo importante de esta etapa, es que además de generar este proceso al interior de la unidad, también estamos participando activamente de la Comisión Nacional de Programas del Frente Amplio, órgano político integrado por todos los sectores de la fuerza política, cuya tarea y responsabilidad es elaborar las bases programáticas generales de la fuerza política que será aprobado por el Congreso de la misma en diciembre de 2019. Esto quiere decir que el tema no aparecerá solamente en la sección específica que aborde la dimensión étnico – racial afrodescendiente, sino que estará inserto por primera vez en la historia de nuestra fuerza política, en todos los lineamientos programáticos de cara al cuarto gobierno nacional.

En síntesis, no hay avance si no hay un movimiento social afrodescendiente empoderado, que sea capaz de continuar impulsando las reivindicaciones en un mundo que cambia vertiginosamente y que tiende a profundizar la lucha de  clase, donde las dimensiones etnia – raza juegan un rol fundamental en la reproducción de la desigualdad y pobreza que aun nuestros países poseen.

Miguel Pereira

23/07/18.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault