Martes, 14 Julio 2020

logo para cedet

RACISMO: La pandemia más larga de la historia

Opiniones del Palenque infantil

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12

POLÍTICA

  • Lo que importa: las vidas negras, el asesinato de George Floyd, y la abolición de la supremacía blanca de una vez por todas

    Lo que importa: las vidas negras, el asesinato de George Floyd, y la abolición de la supremacía blanca de una vez por todas

    Por Sara Busdiecker (Estados Unidos). Black lives matter!  I can’t breathe! 

    Read More
  • ¡Tu solidaridad no basta!

    ¡Tu solidaridad no basta!

    Por Yobani Maikel Gonzales Jauregui (Perú). “No puedo respirar”, clamaba George

    Read More
  • Asfixia de Minnesota y la invisibilidad de los negros

    Asfixia de Minnesota y la invisibilidad de los negros

    Amauri Queiroz (Brasil). Periodista y publicista.  En su poema La

    Read More
  • ¡Alerta a la persistencia del racismo!

    ¡Alerta a la persistencia del racismo!

    Por  Juan Pedro Machado.Miembro fundador de Mundo Afro de Uruguay.

    Read More
  • El combate al racismo institucional en el acceso a la justicia contra la población afrodescendiente: una acción pendiente y urgente

    El combate al racismo institucional en el acceso a la justicia contra la población afrodescendiente: una acción pendiente y urgente

    Las opiniones expresadas en esta publicación son de la exclusiva

    Read More
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Yo también puedo ser un sospechoso

0
0
0
s2sdefault

Palenque Infantil es un proyecto de CEDET. Refuerza la identidad étnica de la niñez afroperuana. Fomenta su participación activa en la comunidad. Desarrolla capacidades y habilidades de liderazgo que permitan el fortalecimiento de la organización. Previene a los niños, niñas y adolescentes de la violencia, drogadicción, pandillaje.


Por Jordan Peralta Stigler. Proyecto Palenque Infantil. CEDET (Perú).

jordaVer por los medios de comunicación como en manos de los policías un hombre negro era asesinado públicamente me perturbó y a la vez quise saber más si esto era un caso único. Lamentablemente, mi curiosidad me dejó mucho más confundido, preocupado y con muchos temores, no era el primer caso. Otros más saltaron en mi búsqueda ya que George Floyd era uno más de una larga lista de afroamericanos asesinados y también encarcelados injustamente.

En esta búsqueda encontré muchos casos y lo más lamentable es la forma en que fueron asesinados. Muchos casos fueron baleados de forma brutal y las balas ubicadas en las espaldas de los supuestos delincuentes, echando por tierra las justificaciones de los policías que en muchos casos se justificaron diciendo que actuaron así en defensa personal por verse atacados. Este relato fue una de las búsquedas que hice y recordé cuando vi la película de “Los cinco del Central Park”.

La noticia que vi sobre la muerte de George Floyd me cuestionó, dije ¿por qué? pues no comprendo en qué mente cabe atacar a un hombre simplemente por su color de piel y sin siquiera pensarlo. 

Estoy en contra de las manifestaciones actuales pues con los disturbios que se están haciendo no se va a llegar a nada, por eso les ruego como adolescente que quiere un mundo mejor, paren esto. Las autoridades, aunque se traigan abajo y demolieran La Casa Blanca, no harían caso pues, el actual presidente de EE.UU. es también un racista en potencia y con uno de ellos en el poder los ciudadanos no pueden hacer nada, aunque a pesar de todo esto las manifestaciones se están pasando de la raya, pues llegar al extremo de saquear tiendas muy reconocidas como Adidas o Microsoft no está bien.

A raíz de todos los conflictos y problemas que están sucediendo, reflexiono sobre muchas cosas y me hago unas cuantas preguntas: ¿Acaso es suficiente todas las manifestaciones? ¿Existirá una solución para este racismo sistemático? ¿Esta lucha tendrá final? En esta lucha vi mucha gente blanca, entonces… ¿quiénes son los que alimentan esta segregación?

Me cuestiono ante todas esas preguntas, pues esto puede ocurrir en mi país, ¿yo también puedo ser un sospechoso ante cualquier autoridad? ¿También me marginan por ser afrodescendiente?

Yo me esfuerzo día a día en mis notas escolares, eso me garantiza una vida plena de respeto y trabajo, sin embargo, cuestiono si mi color de piel afectará a mi vida cotidiana ¿qué tan perjudicial puede ser? surgen tantas preguntas en mi mente que como adolescente me ponen a reflexionar.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Basta de repetir los mismos errores

0
0
0
s2sdefault

Palenque Infantil es un proyecto de CEDET. Refuerza la identidad étnica de la niñez afroperuana. Fomenta su participación activa en la comunidad. Desarrolla capacidades y habilidades de liderazgo que permitan el fortalecimiento de la organización. Previene a los niños, niñas y adolescentes de la violencia, drogadicción, pandillaje.


Por María José Gamarra. Proyecto Palenque Infantil. CEDET (Perú).
Estudia Comunicación para el desarrollo. PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERÚ.

gamarraPienso que este asesinato se dio específicamente por la discriminación racial, que viene envenenando mentes y corazones de algunas personas, las cuales creen que ser negro priva de derechos, sentimientos y libertades, algo que está muy lejos de la realidad; pero  sin embargo parte de la sociedad lo sigue arrastrando sin piedad.

Las personas negras NO son una amenaza, tampoco un peligro para nadie; son seres humanos que sienten como todos y solo claman igualdad.

Nosotros los jóvenes, tenemos la obligación de concientizar y ablandar aquellas mentes tan cerradas e inhumanas, pero no de forma violenta, ni buscando venganzas; si no por el contrario pienso que ni siquiera tendría que ser un tema para discutir porque ya estaríamos aplicando el racismo.

Basta de repetir los mismos errores que otros cometieron en el pasado y empezar a ver lo maravilloso de ser tan diferentes.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Ya es demasiado, por miles de años de existencia ¿no?

0
0
0
s2sdefault

Palenque Infantil es un proyecto de CEDET. Refuerza la identidad étnica de la niñez afroperuana. Fomenta su participación activa en la comunidad. Desarrolla capacidades y habilidades de liderazgo que permitan el fortalecimiento de la organización. Previene a los niños, niñas y adolescentes de la violencia, drogadicción, pandillaje.


Por Michelle Schram Bilbao. Proyecto Palenque infantil. Cedet  (Perú).

michellRacismo… ¿Qué es? Es el comportamiento o actuar de una persona al discriminar por su color de piel, etnicidad o por cualquier aspecto morfológico diferente, a otro individuo, independientemente de sus ideologías, creencias, etc. Esta es una actitud en algunos seres humanos que viene desde los inicios de la historia de la civilización humana; desde diferentes puntos: religiosos, pseudocientíficos, ideológicos, etnocéntricos, folclóricos o simplemente por conveniencia. Este comportamiento erróneo afirma que una etnia es “superior” o “mejor” a otra, llegando al punto en que la “inferior” es maltratada psicológica, verbal o físicamente, incluso llegando a asesinatos. El racismo casi siempre va junto con la xenofobia y el machismo. En este artículo se tratará del racismo y situaciones actuales por estos actos.

Este tipo de discriminación [racismo] se puede considerar como el mayor atraso del ser humano, como especie, lo que nos diferencia de otros animales es nuestra capacidad de razonamiento e inferencia. Como fue mencionado previamente, esto se remonta desde los inicios de la sociedad humana, en diferentes partes del mundo. Sucedió a la llegada de los europeos a América, en Asia con la prevalencia de la raza “pura” por parte de los japoneses, con los nazis y el holocausto, las persecuciones del KuKuxKlán (que hasta hoy en día siguen activas, luego de su resurgimiento post segunda guerra mundial) y en diferentes partes del mundo. Se llegó incluso a considerar a los esclavos afrodescendientes, de piel negra, como seres de menor valor que un animal. Lo cual desde cualquier punto, científico y moral, es erróneo. Todas las vidas valen lo mismo, ninguna tiene mayor o menor valor. Todos tenemos el mismo valor y derecho a una vida con integridad. 

Este retraso ideológico de muchos humanos ha costado las vidas de muchas personas inocentes, como los más grandes ejemplos los terribles casos de genocidio como las matanzas en el holocausto, el genocidio de Ruanda, el suicidio colectivo en Jonestown (que en realidad fue un asesinato en masa, dado que se encontraron que trescientas de las muertes eran de niños y adolescentes, y que hubo mucha gente en el culto que quiso irse, pero no se les permitió), o la masacre de Nankín, entre otras. A todos estos acontecimientos catastróficos, impulsados por actos y creencias racistas, se les suma las muertes durante las invasiones en América, la erradicación completa y parcial de etnias en América Latina, la opresión de estas, e imposición de nuevas sobre las originarias del lugar.

La etnia o raza más afectada y discriminada desde hace siglos, es la raza negra, los afrodescendientes. Estos han sido utilizados como esclavos por varias otras culturas, como los españoles durante el siglo XVI hasta su abolición por completo en el siglo XIX en España. A pesar de la abolición de la esclavitud en el siglo XIX, cambiar la mentalidad de toda una sociedad que lleva siglos abusando de una etnia, no se ha logrado por completo. No solo eso porque después de su liberación como esclavos, aun se les prohibía tener derechos humanos, básicos de todos; los negros no tenían ni voz ni voto. Solo hasta que después de mediados del siglo XX se hicieron más fuertes y frecuentes los movimientos por los derechos humanos de los negros (ya que estos eran los únicos sin derechos, en ese entonces). Es aquí donde personajes como Martin Luther King o Malcolm X aparecen en esta época (ambos asesinados por luchar pos sus derechos).

Por otro lado, se debe recordar que el racismo no solo ocurre en contra de la población negra, se debe tener en cuenta que esto ocurre en diferentes partes del mundo a diferentes etnias, el llamar por un nombre despectivo o usar un término que se refiere a una población como insulto es ser racista; ya que se estaría considerando el ser de esa población como un motivo de ser insultado, lo cual no es cierto. 

Volviendo a la actualidad, a pesar de varios esfuerzos por erradicar el racismo, en todos los países aún existe; incluso en las grandes potencias, países del primer mundo, quienes se suponen tienen un sistema de justicia, social, salud, y otros, mejor que el de otros países del tercer mundo. 

El caso polémico más reciente es el del asesinato de George Floyd, un ciudadano de 46 años afrodescendiente inocente, a manos de cuatro policías, en Minneapolis, Minnesota. Recapitulando el último polémico caso, el señor Floyd fue a comprar a un 

 cuando la cajera llamó a la policía alegando que el billete era falso, cuando era real. Floyd fue arrestado, él nunca opuso resistencia, hay cámaras de seguridad, videos y fotos que lo corroboran; más sin embargo fue duramente maltratado y tirado al piso donde finalmente entre tres policías se posaron sobre él, uno en los pies, otro en el torso y finalmente el policía que ocasionó su muerte directa, Derek Michael Chauvin, quien puso todo su peso corporal sobre el cuello de Floyd, y el cuarto vigilaba que las personas no se acercaran. Él constantemente avisó que no podía respirar y al cabo de aproximadamente diez minutos perdió el conocimiento y consecuentemente falleció, al llegar una ambulancia, esta solo pudo declararlo muerto. Varias personas alrededor de la escena avisaron a tiempo y pidieron al policía que retire la rodilla del cuello de Floyd, ya que lo estaba ahogando, pero este hizo caso omiso.

La policía, organización de cada país encargada de poner y mantener el orden justamente, guiados por un sentido de justicia y honestidad, deben proteger a los ciudadanos velar por su seguridad e integridad. Ahora, yo les pregunto ¿acaso algo de lo que acabo de describir cómo tiene que ser la policía, se puede ver en los cuatro asesinos de George Floyd? ¿Acaso el asesinato de George Floyd, tuvo justicia inmediata por parte del cuerpo que se encarga de impartirla? La respuesta a estas respuestas es: no. Esos cuatro hombres, lo que hicieron fue abusar de su poder al poner orden y asesinar a un hombre inocente solo porque sí; y luego de esto simplemente fueron despedidos, como si perder el trabajo traerá a la vida a George o le hará justicia. Ya que todos nosotros [humanos] vivimos en esta sociedad con un orden y un sistema de justicia, estos cuatro expolicías deben, por lo menos, ser juzgados por nuestro propio sistema de justicia, por el crimen de homicidio. Y este no es el único caso que se trata así, como George Floyd hay muchísimos más casos de personas inocentes de diferentes razas, nacionalidades y etnicidades, siendo asesinadas y maltratadas injustamente por las organizaciones públicas que se supone se encargan de protegerlos y velar por ellos.

Estados Unidos, el tan llamado país de la libertad, realmente tiene un serio problema con sus ciudadanos y sistemas sociales. Se han visto registros y videos que muestran que la policía de Estados Unidos es, en gran parte, violenta o usa violencia innecesaria para realizar los arrestos. También claras distinciones del trato que se tiene al arrestar a una persona blanca y a un negro. La policía de Minneapolis también ha sido categorizada como una de las más violentas.

El caso de George Floyd ha sido la gota que rebalsó el vaso; ha habido mucha injusticia y racismo para la población negra a lo largo de la historia, en su mayoría, como se ha mencionado previamente, esta fue el foco principal de discriminación por muchas culturas. Marchas y manifestaciones se han levantado a lo largo de EE.UU., en estados como NY; Minnesota; Washington, D.C., donde la gente llegó a aglomerarse alrededor de La Casa Blanca [todo en plena pandemia del covid19].

Históricamente se puede ver que la indignación colectiva puede lograr sus cometidos, tanto para bien como para mal, nosotros como sociedad podemos hacer un cambio. Muchas veces se nos dice a todos “El cambio empieza por ti” y a veces uno piensa, pero ¿qué puedo hacer yo, un simple civil? Bueno, uno puede hacer muchas cosas como individuo y así como tú o yo, hay millones de individuos tratando de empezar el cambio por sí mismos. Todos estos esfuerzos de diferentes personas se juntan y hacen el colectivo. Por ejemplo, así como para la abolición de la esclavitud, los derechos humanos para el afrodescendiente, el derecho de voto para las mujeres, la indignación colectiva (marchas, peticiones, manifestaciones, etc.) pueden lograr muchas cosas buenas para cambiar lo podrido de nuestro sistema gubernamental (hablando mundialmente y de todas las naciones). 

La ira es una emoción fuerte, hace a las personas hacer muchas cosas durante la influencia de esta y muchas veces se ha dicho que “es malo” estar molesto, debes mantener la paz, etc. Pero no se toma en consideración que para llegar a esa ansiada paz y calma que tantos queremos, se deben hacer cambios y los cambios empiezan cuando alguien está inconforme; estos siempre conllevan un poco de desorden para poder adaptarse. 

Reitero, es bueno estar enojado pero a la misma vez se debe mantener el sano juicio, no por estar molestos y descontentos con las situaciones vamos a realizar actos de violencia, tenemos que ser más inteligentes y astutos que el problema, buscar soluciones. Como se ha mencionado previamente, como individuo solo, puedes no hacer mucha diferencia, pero así como tú hay muchas personas más queriendo el mismo propósito que tú; apóyense, júntense, pidan ayuda y logren los cometidos juntos. El humano está hecho para vivir en comunidad, es necesario apoyarse en otros para lograr una meta. Por ejemplo, un caso simple y práctico, para construir un edificio se necesitan muchas personas, las que piensan en el edificio, los que planean la estructura, los que ejecutan la obra y los que se encargan del aspecto de este. Somos un cuerpo, todos funcionamos juntos.

Hemos estado viviendo en una falacia de paz mundial, el que no haya habido grandes disturbios o protestas no significa que los motivos de estas no existan, siempre ha existido el racismo, aún existe y gran parte de la población mundial 

 a estos hechos. Así como el proverbio en inglés “

”; no veo, no escucho, no hablo; la población mundial ha preferido estar viviendo en esta falacia hasta que nuestros problemas como sociedad nos explotan en la cara. Hasta que no te afecte, no haces nada, esta es la manera en la que muchos creen que deben vivir, pero somos una especie, lo que le pase a una parte de nosotros tendrá un efecto en todo el mundo.

Todos tenemos derecho a sentirnos enojados, molestos, inconformes, y dar a saber nuestra opinión; más sin embargo, esta ira no se debería desperdiciar para motivos tontos como acosar personas, lastimar inocentes, etc. Hay pruebas que la ira e indignación colectiva logra sus cometidos. Uno debería enojarse con el sistema corrupto que nos gobierna, nos controla y nos manipula; estar enojados con los humanos que destruyen este mundo, enojados con las escorias que abusan de los niños y la vida en general (mafias, tráfico de niños, etc.). 

Está claro que es hora del cambio, mundialmente. Se han sacrificado muchas vidas inocentes en todas partes del mundo. Gente sacrificada por su color de piel, gente sacrificada por su etnicidad, por su nacionalidad, por su ascendencia y por muchas otras cosas más insignificantes y sin valor. Los humanos somos iguales y diferentes al mismo tiempo, ¿en qué sentido? Somos iguales como seres y especie, pues, valemos lo mismo como seres humanos, nadie vale más o menos que el otro; todos tenemos vida, un cuerpo, un cerebro, razonamiento, sentimientos, sueños, nos enfermamos, etc. Somos diferentes en el sentido que no todos nos vemos iguales, el aspecto físico de todos es diferente, somos un individuo y un colectivo. Podemos hablar diferentes idiomas, haber crecido en diferentes ambientes y zonas, pero al fin y al cabo, nuestros deseos son iguales. 

Por este motivo, dentro de nuestra gran comunidad se han creado los derechos humanos, ya que vivimos en una sociedad organizada nos regimos por estos derechos que son para todos. Sin embargo, es primordial tener siempre presente, que “tus derechos acaban cuando empiezan los del otro”. No puedes imponer tus derechos por sobre los de la otra persona, estarías violando y oprimiendo los derechos de esta. Basamos nuestra sociedad en la ley del respeto mutuo y el respeto a la vida, pero últimamente la sociedad ha estado olvidando esto, y eso es lo que nos está llevando a la destrucción, tanto de nuestra especie como la del planeta en el que vivimos.

Por otro lado, también están los medios de comunicación, un arma de doble filo como se podría decir. Los medios de comunicación nos mantienen bien en contacto con el resto del mundo, nos dan noticias, ayudan a la socialización y hacen posible la globalización. A pesar de eso, como bien dice el dicho creado ahora en el siglo XVI, “No creas todo lo que se ve en internet” y esto se aplica también a las noticias y medios de comunicación. Estos ocultan mucha más información de la que deberían y nos hacen creer que todo está bien, que “no es tan grave”. Yo les digo ahora, eso es una mentira. De todo lo que los medios de comunicación digan 50% es cierto y el resto es arreglado. Las noticias no cuentan realmente lo que sucede en todo el mundo, no cuentan la realidad de lo que nuestros líderes y la gente en la cima del capitalismo hace, no muestran las cifras de tráfico o desaparición de niños mundialmente, no cuentan la cantidad de actos racistas que comete la gente mundialmente, no cuentan los actos de violencia y discriminación que ocurren día a día, no dicen muchas cosas. Por ello, les recomiendo que no crean todo, investiguen, saquen sus propias conclusiones, no asuman, no se queden callados. El quedarse callado y no decir o no hacer nada solo significa ser parte del problema.

Por el contrario, antes no nos dábamos cuenta de que tanto nos han estado ocultando los medios, las organizaciones, etc. Pero hoy en día al existir las redes sociales, la tecnología, los teléfonos y otros aparatos más, las personas se mantienen más conectadas, podemos estar en la calle sacar nuestro teléfono, grabar un video, subirlo a internet y se hace viral; muchas personas lo comparten, se esparce y se hace conocido para todos. Como bien dice un dicho moderno “Lo que entra a internet nunca sale del internet por completo”. Actualmente muchos casos se hacen más visibles a través de internet y las redes sociales, los 

y etiquetas conectan unos temas y noticias con otros. Podemos ver las injusticias de primera mano en videos que la gente sube a sus redes, así como no dan la noticia completa, nosotros [el pueblo] tenemos una herramienta más para hacer escuchar nuestra voz y hacer ver la verdad frente a todos.

En conclusión; a pesar de que llevamos arrastrando esta discriminación desde siglos, y estamos en una supuesta era moderna con un pensamiento más liberal y abierto, se ha normalizado tanto la discriminación, la violencia y el racismo en nuestro día a día que no nos damos cuenta y lo dejamos pasar en muchos casos, por ejemplo, el usar términos como “negro”, “serrano”, “cholo” y muchos otros, como motivo de insulto, está completamente mal y erróneo. Tal y como he estado presentando en este artículo, solo es nuestro aspecto físico, todos los seres vivos somos esencia, somos vida. Y como vidas no somos superiores a ninguna otra. Todos debemos tener una actitud crítica frente a los hechos presentados en los medios de comunicación, investigar y sacar nuestras propias conclusiones (tenemos las herramientas a mano actualmente). No hay que dejar pasar ningún acto racista o de discriminación, no podemos ser parte del problema, más bien ser parte de la solución. No debemos temer al cambio, el cambio es bueno, siempre se necesitan cambios para mejorar y debemos adaptarnos; cuando la sociedad deje de cambiar y todo se estanque en la misma situación, es cuando debes empezar a preocuparnos y actuar. Toda vida merece y debe ser respetada y tratada con igualdad. Miren nuestra sociedad y pregúntense si ¿realmente está bien ahora? Creo que es realmente el momento de un cambio muy necesario, ¿no ha habido ya suficiente sufrimiento e injusticias hasta ahora?

 

 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Todo es según el color del cristal con que se mira

0
0
0
s2sdefault

Palenque Infantil es un proyecto de CEDET. Refuerza la identidad étnica de la niñez afroperuana. Fomenta su participación activa en la comunidad. Desarrolla capacidades y habilidades de liderazgo que permitan el fortalecimiento de la organización. Previene a los niños, niñas y adolescentes de la violencia, drogadicción, pandillaje.


Por Valeria Esther Bolívar Linares. Proyecto Palenque Infantil. Cedet (Perú).  
Estudiante  de Gestión y Alta Dirección. Pontificia Universidad Católica del Perú.

valeriaEl año 2020 se ha convertido en una época de eventos y transformaciones drásticas. Acontecimientos recientes están sacando al descubierto las desigualdades sociales, la discriminación y sobre todo el racismo que a lo largo del tiempo han sido ignoradas por completo. Por ello, el presente artículo tiene como propósito exponer las realidades y problemas que han afectado a las minorías sociales. Siendo Estados Unidos la Constantinopla de la edad moderna donde convergen un sin fin de credos, etnias y estatus sociales, es hoy el ojo de la tormenta ante el homicidio del afroamericano George Floyd.

El último 25 de mayo, un ciudadano norteamericano de nombre George Floyd murió a causa de ser asfixiado por el oficial Derek Cahuvin. El incidente habría ocurrido porque Floyd intentó pagar con un billete falso de 20 dólares. El caso ha sido registrado por Darnella Frazier, una adolescente de 17 años de edad, que posteó el video en sus redes sociales. La grabación muestra a varios policías alrededor de Floyd, entre ellos se encontraba Cahuvin, quien presionaba con su rodilla izquierda el cuello del afrodescendiente durante ocho minutos y 46 segundos, mientras que Floyd expresaba repetidamente que no podía respirar. Cuando habían pasado los primeros seis minutos, Floyd dejó de reaccionar. Ante este suceso el expolicía de Minneapolis, ha sido arrestado y acusado de homicidio por ser responsable de la muerte de George Floyd, entretanto los demás oficiales fueron separados de su puesto de trabajo (BBC News Mundo, 2020). Esta situación ha provocado la indignación de la población estadounidense a través de expresiones de protestas contra la discriminación y la brutalidad policial hacia los ciudadanos afrodescendientes. Este evento es un claro ejemplo de que el racismo sistémico aún persiste en la sociedad. Pero, ¿desde cuándo la historia americana es testigo de este tipo de abusos?

La historia se remonta al siglo XVI con la llegada de esclavos africanos a Norteamérica. Estas personas no privilegiadas eran traídos como mano de obra barata para la supervivencia de las plantaciones y se les prohibía gozar de sus derechos civiles, no podían ejercer ninguna facultad o actividad legal y eran incapaces de poder decidir y suscribir contratos para sí mismos (Montagut, 2018). El comercio de esclavos generaba grandes beneficios al país americano, tal es así que suscitó que el valor de los esclavos se incrementara a causa de una mayor demanda, puesto que al dominar algún oficio para el trabajo, eran mejor cotizados, de modo que, en algunos mercados esclavistas las subastas de negros estaban acompañadas de un documento que certificaba sus destrezas y habilidades.

Posteriormente, después de la abolición de la esclavitud, se consagraron una serie de leyes que impedía a la población afrodescendiente gozar de las mismas oportunidades que la gente blanca. Este sistema fue denominado: segregación racial en el que los espacios y servicios públicos eran separados de acuerdo a la etnia a la cual se pertenecía. El resultado fue una sociedad inconsciente e indiferente ante las condiciones sociales, el trato discriminatorio y el racismo. Así por ejemplo, solo podían ejercer su derecho a voto aquellos afrodescendientes que sabían leer y escribir, tener propiedades y pagar un impuesto electoral. En algunas ciudades se estableció la ley marcial que prohibía a los negros transitar después de las diez de la noche. Asimismo en las escuelas, en los puestos de trabajo, en el transporte, hasta incluso en los servicios públicos, tales como los cines, los restaurantes, se instalaron carteles aludiendo que la “gente de color” no podía ingresar. 

Está claro que, la división de estos ambientes, prácticamente, era para evitar que los blancos compartieran espacios con los negros. Si bien se evidenciaron estas desigualdades, la lucha por los derechos civiles no fue un caso aislado. La historia empezó a cambiar cuando Rosa Parks, una afroamericana extenuada de que la comunidad se vea constantemente humillada ante estas exigencias, decidió no cederle el asiento a una persona blanca, pues según ella no estaba infringiendo la ley. No obstante, este acto de valentía la obligó a pasar un día en prisión y a pagar una fianza de catorce dólares por, supuestamente, generar el desorden público. Ligado a ello, se sumaron las movilizaciones de miles de afroamericanos con el propósito de hacer escuchar sus voces.

Como se ha podido apreciar anteriormente, la discriminación racial tiende a ser una distorsión social al pensar que las diferencias por el color de piel determinan los estratos sociales y el nivel socioeconómico. Esto impide que los distintos grupos sociales sostengan una sincera relación homogénea en cuanto a la igualdad y respeto por los derechos y oportunidades. La población afrodescendiente sufre una discriminación particular marcados por los estereotipos y prejuicios desde el periodo esclavista. Si apelamos a algunos ejemplos, somos percibidos como personas asociadas a la pobreza, al vandalismo, al uso de una violencia injustificada y a una educación escasa. De igual manera, existe el pensamiento de que poseemos una escasa capacidad para comprender y producir conceptos o frases académicas, así como también aptos solamente para laborar en trabajos subordinados y temporales (como los son los oficios). Por lo tanto, nos encontramos en una situación desfavorable dentro de la sociedad. 

Ante ello, me planteo estas dos preguntas: ¿Hasta cuándo tendremos que soportar estas ofensas? ¿Por cuánto tiempo seguiremos siendo invisibilizados ante la sociedad? Sin darnos cuenta, el racismo se ha convertido en una actividad cotidiana. A estas alturas es habitual observar en los espacios públicos cómo una persona por su ascendencia cultural es humillada por otro grupo social, por el simple hecho de pensar que entre ellos predomina otra capacidad intelectual, psicomotriz y/o moral. Esto último me recuerda aquella vez que mis tíos, quienes habían llegado de Estados Unidos y yo nos dirigimos a un club campestre a pasar las vacaciones por algunos días. Al llegar, la persona encargada de transportar el equipaje solo había recogido el de mis tíos, pero no el mío. En esos momentos no le daba importancia a la situación, puesto que consideraba que pronto iban a volver por mis maletas. Luego, al acercarme a la piscina, una señora de edad avanzada, me comentó que no podía hacer uso de ese servicio, puesto que podía “ensuciar el agua”. Situaciones como esta ocurren a menudo, mejor dicho, muchas veces. Solemos dejarnos llevar por las apariencias físicas sin tener la iniciativa de poder conocer a las personas. Asimismo, solemos pensar que el color “negro” se encuentra vinculado a algo negativo, ni qué decir de las frases racistas: “Negro tenías que ser”, “Un negro y un cholo ni a misa” o “Los negros solo piensan hasta las 12”.

Recientemente se han realizado dos movilizaciones en Estados Unidos. La primera, se basa en las protestas anticuarentena a favor de levantar el aislamiento social y reactivar la economía estadounidense. Estas manifestaciones se observaron en varios estados y ciudades del país, Pensilvania, por ejemplo, los simpatizantes de Trump, ignorando las restricciones de distanciamiento social, salieron a las calles con pancartas y autos con bocinas a todo volumen. Entre los mensajes de apoyo a las ideas del presidente se evidenciaron letreros como “libertad por encima del miedo”, “acaben con el confinamiento” y “todos los negocios son esenciales” reafirmando su deseo de regresar a sus trabajos y reabrir sus negocios (Vallejos, 2020). Mientras sucedían estos eventos, los oficiales bloquearon el avance de las personas hacia las puertas de la Casa Blanca sin crear mayor conflictos contra los protestantes.

Tras la muerte de George Floyd, las protestas antirracistas han sido pacíficas. Estos movimientos tenían como propósito dar a conocer la opinión e indignación de la población frente a los constantes abusos policiales hacia la comunidad afrodescendiente. Sin embargo, terminaron por convertirse en enfrentamientos violentos, dada la intervención de las autoridades, quienes emplearon la coerción para apaciguar la situación. Frente a este contexto, Trump amenazó en reclutar al ejército, debido a que durante los disturbios se produjeron saqueos y asaltos en las tiendas comerciales como también incendios alrededor de la Casa Blanca.

Ahora bien, habiendo diferentes mecanismos de respuesta, ¿es la mejor manera de reaccionar ante estos acontecimientos? En el primer evento se puede observar que la policía no intervino de manera violenta ante las protestas, puesto que Trump mostraba su respaldo a los grupos que se rebelaron contra el aislamiento social pidiendo a los gobernadores de tres estados del país que liberen a los ciudadanos de las medidas para frenar la pandemia del Coronavirus; en palabras del presidente, consideraba a los simpatizantes como “buenas personas”, ya que inicialmente Trump tenía pensado reactivar la economía a pesar de la coyuntura. Mientras que en la segunda escena se presenta un descontrol total de la situación imponiendo la fuerza y la resistencia para frenar las movilizaciones. Y, oh casualidad, justo cuando un grupo de personas no simpatizantes a las ideas del presidente decide manifestarse frente a los abusos policiales, Trump busca la manera de movilizar a miles de soldados armados y agentes de policías.   

Pero, ¿es la primera vez que un afrodescendiente muere a manos de un agente? la respuesta es NO. En el año 2013 Tryvon Martin, un adolescente afroamericano, fue asesinado de un disparo por parte del oficial George Zimmerman. Posteriormente, en julio del 2014, otro policía asesinó a Michael Brown, un joven de 18 años completamente desarmado, a quien el oficial considero ser sospechoso de un atraco a mano armada. La historia de Tamir Rice, un niño de 12 años, fue uno de los casos que indignó a la población estadounidense. Un agente policial le disparó pensando que portaba un arma de fuego real. Ante ello, el oficial Timothy Loehmann, aseguró que no tenía elección y sobre todo no se había percatado de que el menor poseía una pistola de juguete (Confidencial, 2020). Es evidente que estos casos de homicidios fueron totalmente injustificables, hasta podría llenar las siguientes páginas haciendo referencia a la brutalidad policial. La vida de estas personas, al igual que las demás, importa. No es agradable informarse a través de los medios de comunicación que parte de la comunidad afrodescendiente es subestimada por personas que consideran ser una etnia o grupo social superior y frente a ellos tienen la potestad de poder decidir cuándo acabar con la vida de estas personas. ¿Esta es la manera de implorar respeto? Lo único que produce entre los ciudadanos son sentimientos de odio y resentimiento. Las autoridades están para protegernos, cuidarnos y velar por el bienestar de la población; no para engendrar la violencia, la agresión o incluso utilizar otros “mecanismos de defensa propia” sin ningún tipo de justificación.  

Vivimos en una sociedad repleta de estereotipos y prejuicios negativos, en el sentido de que la ascendencia cultural, la religión, la condición física o mental nos hace sentir diferentes y excluidos. Como resultado, produce una condición de estancamiento en todos los ámbitos de la vida social. El ámbito laboral, por ejemplo, en el momento en que un postulante afroperuano con la misma experiencia profesional que un aspirante de otro grupo étnico tiene menos posibilidades de ser contratado por la organización, como consecuencia de los bajos niveles de educación alcanzados; las exigencias de una buena presencia y la valoración de una cultura occidental como modelo a la cual todos debemos aspirar; en las instituciones educativas, donde los niños y los jóvenes afroperuanos no logran acceder y en algunos casos culminar sus estudios a causa del nivel socioeconómico de sus familias, motivo por el cual se ven obligados a formar parte de la fuerza laboral; en los espacios públicos, donde la comunidad es víctima de la intolerancia de las personas a través de actos de desprecio o exclusión.

Con todo lo expuesto en este artículo, la muerte de George Floyd pone en el tapete que aún en estos tiempos los prejuicios sociales aún persisten; mientras que algunas personas son tratadas con guantes de seda otros sufren la violación de sus derechos. La discriminación e invisibilización hacia la población afrodescendiente y la violencia innecesaria por parte de la policía hacia los civiles debe parar. Asimismo, de darse estos casos los responsables deberán ser sancionados con todo el peso de la ley como también es importante que se implementen mecanismos o políticas que mejoren las condiciones de vida de esta minoría.

Referencias bibliográficas

Vallejos Monica. 2020. Coronavirus: ciudades de EE.UU rompen restricciones para protestar contra la cuarentena.https://www.cronista.com/internacionales/Coronavirus-ciudades-de-EE.UU.-rompen-restricciones-para-protestar-por-la-cuarentena-20200420-0032.html

Eduardo Monatgut. 2020. “No se admiten negros”.https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20180329/442025525702/segregacion-derechos-civiles-negros.html

BBC News. 2020. Detienen y acusan de homicidio a Derek Chauvin el expolicía que puso su rodilla sobre el cuello del afroestadounidense.https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52856286

Confidencial. 2020. El detonante de las protestas raciales de EEUU: los George Floyd del último lustro.https://www.elconfidencial.com/mundo/2020-06-03/origen-protestas-estados-unidos-black-lives-matter_2622471/

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

¡Basta de estereotipos y persecución a mi etnia! ¡Basta por favor! 

0
0
0
s2sdefault

Palenque Infantil es un proyecto de CEDET. Refuerza la identidad étnica de la niñez afroperuana. Fomenta su participación activa en la comunidad. Desarrolla capacidades y habilidades de liderazgo que permitan el fortalecimiento de la organización. Previene a los niños, niñas y adolescentes de la violencia, drogadicción, pandillaje.


Alonso Torres Castillo. Proyecto Palenque infantil. CEDET (Perú).
Estudiante de Comunicaciones. Universidad Tecnológica del Perú.

alosoHoy quiero expresarles algo que me sale del corazón, algo que he compartido en infinidad de veces en casa con mamá, papá, tíos, mi abuela y hoy en día incluso en la universidad con amistades y maestros que se convirtieron en amistades, En fin lo que quiero expresar es el pesar de mi etnia, la persecución social que vivimos desde que existimos, me pregunto muchas veces que pasa por la cabeza de la gente que nos denigra, que nos rechaza, que guarda sus pertenencias cuando subimos a los buses o aquellos que pretenden ofendernos llamándonos negros.La primera vez que alguien me llamó negro despectivamente, me sentí mal.Sin saber por qué asumí que ser negro era un insulto. Gracias a Dios tuve a mis padres que me enseñaron que ser negro no está mal.

Hoy con veinte años me siento orgulloso de ser negro, zambo, afrodescendiente o como lo quieran llamar, me siento feliz de pertenecer a esta etnia, tan alegre como somos, soy feliz de ser parte de la lucha, una lucha que parece que nunca acaba.Me apena mucho no poder aportar en lo que está sucediendo ahora, pero si de alguna manera estando en casa puedo ayudar, tengan por seguro que lo haré.

Las personas que me conocen saben que este tipo de cosas como lo que paso con George Floyd, me ponen mal.Cuando lo vi me sentí como si hubieran matado un familiar mío.

Para finalizar solo quiero dejarles como mensaje a todo aquel que lea esto, que estas cosas no solo pasan en otros países, aquí en el Perú también, a mí me ha pasado.Gracias a Dios no llegamos a las agresiones pero me denigraron.También me quisieron llevar simplemente por mi aspecto, porque como me dijo el policía "tenía pinta de fumar marihuana". Si viven estas cosas o las ven no importa si no conocen a la persona, si quieres ayudar no te quedes callado denuncia, yo prometo no volver a quedarme callado y denunciaré a partir de ahora.

¡Basta de estereotipos y persecución a mi etnia! ¡Basta por favor!

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault