Domingo, 09 Agosto 2020

logo para cedet

Pueblos afrodescendientes

POLÍTICA

  • De la negritud a la etnización afroperuana

    De la negritud a la etnización afroperuana

    La racialización de las identidades políticas Por Vanessa Verástegui (Perú). Resumen La etnicización de las organizaciones afroperuanas se origina en la “Conferencia Mundial Contra el Racismo, Discriminación, Xenofobia y otras formas de Intolerancia”, en Durban (Sudáfrica 2001). Desde entonces, las organizaciones afroperuanas se reconocen como “afrodescendientes”, adscripción construida por los mismos autores (desde adentro) frente a la categoría racial “negro” (desde afuera) impuesta desde la colonia que, Aníbal Quijano, señaló como un sistema de racialización europea para denominar a los esclavos procedentes de África y los indígenas colonizados en América.  Es en la Declaración y en el Plan de Acción

    Read More
  • ¿Por qué se niega del carácter de pueblo a los afrodescendientes de las Américas?, siendo que lo son como tal.

    ¿Por qué se niega del carácter de pueblo a los afrodescendientes de las Américas?, siendo que lo son como tal.

    Por John Antón Sánchez (Ecuador) Instituto de Altos Estudios Nacionales IAEN Resumen El artículo sustenta la necesidad de que se le reconozca el carácter de pueblo a los afrodescendientes de acuerdo con el derecho internacional. Debate que más allá de razones de negación de dicho carácter dado el desconocimiento de la realidad antropológica de los afrodescendientes como una realidad cultural originaria de las Américas. La clave es concentrarse en las atribuciones que desde los instrumentos internacionales de derechos humanos existen para que una comunidad o grupo cultural sea considerado pueblo tribal o pueblo indígena. El texto reafirma que existe suficiente

    Read More
  • Reconocimiento constitucional para los afroperuanos. Una mirada comparada desde los países andinos

    Reconocimiento constitucional para los afroperuanos. Una mirada comparada desde los países andinos

    Por Cristina Echeverri-Pineda (Colombia). Desde 2014 se oficializó que junio de cada año sería el mes de la cultura afroperuana. Estas celebraciones son un espacio para fomentar la visibilidad y el reconocimiento de la población y la cultura afroperuana en la construcción de la nación en el país andino. Estas celebraciones, además, son un espacio que permite debatir la importancia del reconocimiento constitucional para las poblaciones afrolatinoamericanas y particularmente en el Perú. Así, en este texto pretendo reflexionar sobre el reconocimiento constitucional para afrodescendientes en los países de la región andina y, a partir de allí, resaltar que dicho reconocimiento

    Read More
  • Visibilizar: Estado y ciudadanía

    Visibilizar: Estado y ciudadanía

    Evelyne Laurent-Perrault (Venezuela). En principio la conceptualización filosófica e ideológica del Estado incluye el concepto de la ciudadanía. Dentro de este marco, el Estado tiene la obligación de proveer y hacer accesible los recursos que satisfagan las necesidades básicas de todos sus ciudadanos a las cuales todos tienen derecho. Las demandas por el reconocimiento de los derechos humanos han ido incorporando el concepto de equidad como la vía hacia la inclusión de todos. Un buen sistema educativo, una vivienda digna, salud, justicia, así como el derecho de mantener las culturas, entre otros, representan algunos derechos de los ciudadanos. Por su

    Read More
  • Valorizando todas las sangres: la importancia de incluir a los afroperuanos en la Constitución

    Valorizando todas las sangres: la importancia de incluir a los afroperuanos en la Constitución

    Por John Thomas III (Estados Unidos). A medida que Perú avanza hacia su Bicentenario, se reflexiona mucho sobre cómo ha evolucionado la identidad de la nación peruana desde su liberación por el general San Martín en 1821. Los pueblos andinos, amazónicos y afroperuanos han estado presentes desde los albores del país, abrazándose abiertamente y aceptando la rica diversidad de la nación peruana, sin embargo el logro de la identidad sigue siendo un esfuerzo complejo y continuo. El mismo país donde nace el sol inca y el río Amazonas continúa con altos niveles de desigualdad y pobreza en la sierra y

    Read More
  • Los pueblos afroperuanos y el convenio 169 de la OIT

    Los pueblos afroperuanos y el convenio 169 de la OIT

    Por Antonio Quispe (Perú). DENOMINACIÓN DE PUEBLO PARA LOS AFRODESCENDIENTES DERECHO A LA VIDA Y A LA DIGNIDAD HUMANA (A LA SALUD, A LA EDUCACIÓN, AL TRABAJO, A LA CREACIÓN CULTURAL, A LA ORGANIZACIÓN ÉTNICA Y AL PLURALISMO JURÍDICO) En esta oportunidad me corresponde, por solicitud de los regentes de este foro, y por mandato de mi conciencia, exponer en una cuantas líneas, la necesidad de plasmar en realidad nuestro viejo anhelo de ser llamados por nuestro nombre y tratados como tal. El enunciado que encabeza mi exposición, hace referencia a derechos fundamentales de todos los seres humanos, y que

    Read More
  • 1
  • 2

Los pueblos afroperuanos y el convenio 169 de la OIT

0
0
0
s2sdefault

Por Antonio Quispe (Perú).

DENOMINACIÓN DE PUEBLO PARA LOS AFRODESCENDIENTES

QUISPEDERECHO A LA VIDA Y A LA DIGNIDAD HUMANA (A LA SALUD, A LA EDUCACIÓN, AL TRABAJO, A LA CREACIÓN CULTURAL, A LA ORGANIZACIÓN ÉTNICA Y AL PLURALISMO JURÍDICO)

En esta oportunidad me corresponde, por solicitud de los regentes de este foro, y por mandato de mi conciencia, exponer en una cuantas líneas, la necesidad de plasmar en realidad nuestro viejo anhelo de ser llamados por nuestro nombre y tratados como tal.

El enunciado que encabeza mi exposición, hace referencia a derechos fundamentales de todos los seres humanos, y que a fuerza de verdad de Perogrullo, hoy, a veinte años de otro siglo, aún debemos luchar por su conquista plena. El derecho a la vida y a la dignidad humana (y a la libertad) han sido derechos esquivos a los afrodescendientes, como lo fueron a nuestros progenitores, hombres libres esclavizados y arrancados de sus naciones de origen, para servir de insumo al crecimiento capitalista europeo.

Los investigadores consideran la esclavitud como punto de partida que define, no solo una condición legal, sino también étnica, referida a las etiquetas sociales, de tal manera que desde el presente se lee como natural la relación entre negro y esclavo (Núñez, 2017).

Y efectivamente, la historia de los afrodescendientes en nuestro país es el recuento de violaciones de nuestros derechos, humanos, más elementales como la vida, la libertad y la dignidad, causados por el racismo estructural, funcional del sistema económico colonial y poscolonial. La exclusión económica, social y política, constituyeron y constituyen moneda corriente para los afrodescendientes de estas tierras, hecho que nos hace altamente vulnerables.

La exclusión social se puede definir como un conjunto de mecanismos estructurales que impiden a ciertos grupos sociales participar plenamente en las esferas económica, social, política y cultural de la sociedad (Valdivia, N. 2007).

La población afrodescendiente en América Latina es una de las más vulnerables, excluidas y pobres del continente (Antón, J. 2009).

Esta condición, invisibilizada por el racismo institucional, ha generado respuestas heroicas en los afrodescendientes del Perú. La creación de palenques y núcleos de resistencia cívico militares, así como la mimetización en procesos sociales impropios, pero funcionales en el viacrucis cotidiano, sumado a la abogacía de sus principales referentes ante la comunidad internacional, germinaron normas positivas que constituyen, hoy por hoy, soportes para un impulso mayor.

En el año 2006, el Congreso de la República crea la Ley N° 28761, que declara el día 4 de junio como el Día de la Cultura Afroperuana; luego en el año 2009, el Poder Ejecutivo dicta la Resolución Suprema Nro. 10 - 2009 – MIMDES: 

Exprésese Perdón Histórico al Pueblo Afroperuano por los abusos, exclusión y discriminación cometidos en su agravio desde la época colonial hasta la actualidad, y reconózcase su esfuerzo y lucha en la afirmación de la identidad nacional, la generación y difusión de valores culturales, así como la defensa de nuestro suelo patrio (Artículo 1).

Luego se han promulgado diversos decretos supremos y resoluciones ministeriales por iniciativa del Ministerio de Cultura, caracterizados por las buenas intenciones de los funcionarios de turno, pero desprovistos de la condición sine qua non de toda política pública: presupuesto.

Lo cierto es que en nuestro país, la conquista jurídica de los afrodescendientes no ha tocado el umbral constitucional, muy a pesar que algunos países vecinos involucraron en sus reformas, la incorporación de derechos expresos a la colectividad afrodescendiente. Ecuador y Bolivia son dos sociedades que posesionaron constitucionalmente el tema afrodescendiente, luego de involucrar a sus ciudadanos en la lucha general de democratización de sus pueblos.

Sin embargo, los afrodescendientes del Perú no hemos arriado banderas en la porfía de hacer explícito nuestros derechos y libertades y al mismo tiempo su pleno ejercicio. Si bien es cierto no existe en nuestra Constitución Política, una mención explícita a nuestros derechos colectivos, es muy cierto también que esta Carta Magna peruana nos brinda las herramientas para acceder al cumplimiento de aquellos. 

Nuestro país es firmante de diversos tratados y convenios internacionales, los mismos que en aplicación del artículo 55º y subsiguientes de la Constitución, forman parte de nuestro entramado jurídico nacional. Para efectos de los derechos afrodescendientes haremos mención de dos instrumentos internacionales fundamentales: la Convención Americana sobre Derechos Humanos, de 1969 y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo de 1989. 

Luego entonces, sí contamos con sustento jurídico que sustente el tutelaje de nuestros derechos individuales y colectivos. Amén de la jurisprudencia en materia de derechos humanos y la frondosa doctrina existente, que conforman el bloque de constitucionalidad que responde al principio de convencionalidad, instituido en el derecho internacional.

El principio o control de convencionalidad, nace como consecuencia de la celebración en 1969 de la Conferencia sobre Derechos Humanos en San José de Costa Rica, con el fin de salvaguardar los derechos esenciales del hombre en el continente americano (Jiménez, J. 2016).

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, en una Sentencia sobre el Caso de la Comunidad Mayagna vs. Nicaragua, del 31 de agosto del 2001, abunda en lo afirmado por nosotros, al afirmar lo siguiente:

La apertura al universo de fuentes de derechos humanos queda patente en la sentencia Mayagna- Awas Tingni que, sobre la base del principio pro homine, nos recuerda el deber estatal de ajustar el goce de los derechos de las comunidades indígenas y tribales conforme al derecho consuetudinario, valores usos y costumbres.

Texto completo aquí.

 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault