Lunes, 30 Noviembre 2020

logo para cedet                                     Año 2020. Edición N° 11

TEMA Los riesgos que genera la crisis de la pandemia en los niños, niñas y adolescentes afrodescendientes

POLÍTICA

  • La democracia del virus

    La democracia del virus

    Por Daniel Mathews (Perú) "La democracia, en su magnífica ecuanimidad, prohíbe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo los puentes, mendigar por las calles y robar pan" por Anatole France. El señor Roque (esto, por cierto, es ficción) sale de la piscina de su casa para ver el noticiero en

    Read More
  • Ɓiopoder y Necropolítica en la Covid-19 Miguel Otávio Santana da Silva

    Ɓiopoder y Necropolítica en la Covid-19 Miguel Otávio Santana da Silva

    Por Alessandra Corrêa de Souza (Brasil) "Si hubiera sido yo, mi cara estaría en las portadas, como ya vi en varios casos de televisión. Mi nombre estaría en portadas y mi cara estaría en todos los medios. Pero el de ella no puede estar en los medios, no se puede

    Read More
  • Los riesgos generados por COVID-19 para la población negra

    Los riesgos generados por COVID-19 para la población negra

    Por Amauri Queiroz (Brasil) La crisis del coronavirus definitivamente expuso la enorme desigualdad social y económica entre blancos y negros en todo el mundo. Uno de los principales problemas que afecta directamente a la precisión de los límites de la pandemia es la información. Graves son las inconsistencias en los

    Read More
  • Pode a infância preta ser feliz?

    Pode a infância preta ser feliz?

    Por Fátima Santana Santos (Brasil) Comecemos pelo começo... Para falar de infância não poderia deixar de narrar sobre a minha própria infância enquanto menina negra e favelada.  Não é fácil nascer criança negra e pobre, logo e muito cedo as questões que envolvem racismo, preconceito e discriminação batem na nossa

    Read More
  • Riesgos que genera la crisis de la pandemia en los niños afrodescendientes

    Riesgos que genera la crisis de la pandemia en los niños afrodescendientes

    Por Elmer Mauricio Enriquez Bermudez (Guatemala) Livingston, Guatemala C.A./2020. A leguas se nota las evidencias y los grandes retos, desafíos y problemas que han enfrentado y deben de seguir enfrentando los niños y niñas afrodescendientes de nuestras comunidades desde el inicio de la presente pandemia, la comunidad garifuna y afrodescendiente está

    Read More
  • Las víctimas invisibles de la pandemia – niños y niñas afroperuanos

    Las víctimas invisibles de la pandemia – niños y niñas afroperuanos

    Por Mónica María Salazar Suárez (Perú) Palabras clave: Pandemia. Violación. Violencia contra la mujer. Violencia sexual. Embarazo adolescente. Niñas y adolescentes afro.   En un taller dirigido a los adolescentes afroperuanos de la comunidad de San Gabriel en el distrito de Villa María del Triunfo, pedí a los participantes proponer temas

    Read More
  • Pensar la educación, soñar el futuro

    Pensar la educación, soñar el futuro

    Por Julio E. Pereyra Silva (Uruguay) La pandemia de Covid-19 evidenció aun más la trama de desigualdades sobre la que se sostienen nuestras sociedades. Y comprobar que, ante una tragedia de esta dimensión, quienes están en situación de fragilidad -fragilidades para ser más justos- sencillamente van a estar peor. Los Estados,

    Read More
  • Impacto del COVID-19 en niñas, niños y adolescentes afrodescendientes en las Américas

    Impacto del COVID-19 en niñas, niños y adolescentes afrodescendientes en las Américas

    Por Joanna Drzewieniecki (Estados Unidos) “Si bien es cierto que el riesgo de enfermar gravemente por COVID-19 en niñas, niños y adolescentes es menor en comparación con otros grupos de la población, la realidad nos demuestra que los aparentemente ‘menos vulnerables’ están entre los más impactados, porque contagiados o no,

    Read More
  • 1
  • 2

Los pueblos afroperuanos y el convenio 169 de la OIT

0
0
0
s2sdefault

Por Antonio Quispe (Perú).

DENOMINACIÓN DE PUEBLO PARA LOS AFRODESCENDIENTES

QUISPEDERECHO A LA VIDA Y A LA DIGNIDAD HUMANA (A LA SALUD, A LA EDUCACIÓN, AL TRABAJO, A LA CREACIÓN CULTURAL, A LA ORGANIZACIÓN ÉTNICA Y AL PLURALISMO JURÍDICO)

En esta oportunidad me corresponde, por solicitud de los regentes de este foro, y por mandato de mi conciencia, exponer en una cuantas líneas, la necesidad de plasmar en realidad nuestro viejo anhelo de ser llamados por nuestro nombre y tratados como tal.

El enunciado que encabeza mi exposición, hace referencia a derechos fundamentales de todos los seres humanos, y que a fuerza de verdad de Perogrullo, hoy, a veinte años de otro siglo, aún debemos luchar por su conquista plena. El derecho a la vida y a la dignidad humana (y a la libertad) han sido derechos esquivos a los afrodescendientes, como lo fueron a nuestros progenitores, hombres libres esclavizados y arrancados de sus naciones de origen, para servir de insumo al crecimiento capitalista europeo.

Los investigadores consideran la esclavitud como punto de partida que define, no solo una condición legal, sino también étnica, referida a las etiquetas sociales, de tal manera que desde el presente se lee como natural la relación entre negro y esclavo (Núñez, 2017).

Y efectivamente, la historia de los afrodescendientes en nuestro país es el recuento de violaciones de nuestros derechos, humanos, más elementales como la vida, la libertad y la dignidad, causados por el racismo estructural, funcional del sistema económico colonial y poscolonial. La exclusión económica, social y política, constituyeron y constituyen moneda corriente para los afrodescendientes de estas tierras, hecho que nos hace altamente vulnerables.

La exclusión social se puede definir como un conjunto de mecanismos estructurales que impiden a ciertos grupos sociales participar plenamente en las esferas económica, social, política y cultural de la sociedad (Valdivia, N. 2007).

La población afrodescendiente en América Latina es una de las más vulnerables, excluidas y pobres del continente (Antón, J. 2009).

Esta condición, invisibilizada por el racismo institucional, ha generado respuestas heroicas en los afrodescendientes del Perú. La creación de palenques y núcleos de resistencia cívico militares, así como la mimetización en procesos sociales impropios, pero funcionales en el viacrucis cotidiano, sumado a la abogacía de sus principales referentes ante la comunidad internacional, germinaron normas positivas que constituyen, hoy por hoy, soportes para un impulso mayor.

En el año 2006, el Congreso de la República crea la Ley N° 28761, que declara el día 4 de junio como el Día de la Cultura Afroperuana; luego en el año 2009, el Poder Ejecutivo dicta la Resolución Suprema Nro. 10 - 2009 – MIMDES: 

Exprésese Perdón Histórico al Pueblo Afroperuano por los abusos, exclusión y discriminación cometidos en su agravio desde la época colonial hasta la actualidad, y reconózcase su esfuerzo y lucha en la afirmación de la identidad nacional, la generación y difusión de valores culturales, así como la defensa de nuestro suelo patrio (Artículo 1).

Luego se han promulgado diversos decretos supremos y resoluciones ministeriales por iniciativa del Ministerio de Cultura, caracterizados por las buenas intenciones de los funcionarios de turno, pero desprovistos de la condición sine qua non de toda política pública: presupuesto.

Lo cierto es que en nuestro país, la conquista jurídica de los afrodescendientes no ha tocado el umbral constitucional, muy a pesar que algunos países vecinos involucraron en sus reformas, la incorporación de derechos expresos a la colectividad afrodescendiente. Ecuador y Bolivia son dos sociedades que posesionaron constitucionalmente el tema afrodescendiente, luego de involucrar a sus ciudadanos en la lucha general de democratización de sus pueblos.

Sin embargo, los afrodescendientes del Perú no hemos arriado banderas en la porfía de hacer explícito nuestros derechos y libertades y al mismo tiempo su pleno ejercicio. Si bien es cierto no existe en nuestra Constitución Política, una mención explícita a nuestros derechos colectivos, es muy cierto también que esta Carta Magna peruana nos brinda las herramientas para acceder al cumplimiento de aquellos. 

Nuestro país es firmante de diversos tratados y convenios internacionales, los mismos que en aplicación del artículo 55º y subsiguientes de la Constitución, forman parte de nuestro entramado jurídico nacional. Para efectos de los derechos afrodescendientes haremos mención de dos instrumentos internacionales fundamentales: la Convención Americana sobre Derechos Humanos, de 1969 y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo de 1989. 

Luego entonces, sí contamos con sustento jurídico que sustente el tutelaje de nuestros derechos individuales y colectivos. Amén de la jurisprudencia en materia de derechos humanos y la frondosa doctrina existente, que conforman el bloque de constitucionalidad que responde al principio de convencionalidad, instituido en el derecho internacional.

El principio o control de convencionalidad, nace como consecuencia de la celebración en 1969 de la Conferencia sobre Derechos Humanos en San José de Costa Rica, con el fin de salvaguardar los derechos esenciales del hombre en el continente americano (Jiménez, J. 2016).

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, en una Sentencia sobre el Caso de la Comunidad Mayagna vs. Nicaragua, del 31 de agosto del 2001, abunda en lo afirmado por nosotros, al afirmar lo siguiente:

La apertura al universo de fuentes de derechos humanos queda patente en la sentencia Mayagna- Awas Tingni que, sobre la base del principio pro homine, nos recuerda el deber estatal de ajustar el goce de los derechos de las comunidades indígenas y tribales conforme al derecho consuetudinario, valores usos y costumbres.

Texto completo aquí.

 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault