Martes, 19 Enero 2021

logo para cedet                                            Año 2021. Edición N° 13 / Registro ISSN-L: 2709-8079

TEMA Demandas y desinterés de los partidos políticos frente a los movimientos sociales afrodescendientes

 

D´Cimarrón N° 13

  • Movimientos sociales africanos: demandas y desinterios de los partidos políticos

    Movimientos sociales africanos: demandas y desinterios de los partidos políticos

    Breve historia de la integración latinoamericana Por Amauri Queiroz (Brasil) “Lo cierto es que nuestra latinoamericanidad, tan evidente para quienes nos miran

    Read More
  • Movimientos sociales afrodescendientes: demandas y desinterés de los partidos políticos []

    Movimientos sociales afrodescendientes: demandas y desinterés de los partidos políticos []

    Por Ana Mariela Araya Orellana (Chile) Con este artículo pretendo dejar en manifiesto la participación cada vez más empoderada de las

    Read More
  • Afrobolivianos: El Estado plurinacional y la participación política en un contexto de minoría

    Afrobolivianos: El Estado plurinacional y la participación política en un contexto de minoría

    Por Juan Carlos Ballivián (Bolivia) En el contexto de la Real Audiencia de Charcas (hoy Estado Plurinacional de Bolivia) al

    Read More
  • Movimientos sociales afrodescendientes demanda y desinterés de los partidos políticos

    Movimientos sociales afrodescendientes demanda y desinterés de los partidos políticos

    Por Beatriz Ramírez Abella (Uruguay)     Si tenemos que determinar algo podemos afirmar que los formas organizativas de las personas afrodescendientes

    Read More
  • Resistencia y educación: movimientos afrobrasileños contra el epistemicídio

    Resistencia y educación: movimientos afrobrasileños contra el epistemicídio

    Por Breno Gustavo Silva Freitas (Brasil) Desde hace mucho tiempo, en Brasil, los afrodescendientes constituyen un grupo de resistencia contra una

    Read More
  • Argentina, un país que se cree fenotípicamente blanca y culturalmente europea. ¡Argentina también es afro!

    Argentina, un país que se cree fenotípicamente blanca y culturalmente europea. ¡Argentina también es afro!

    Por Denise Luciana de Fátima Braz (Brasil) Durante un viaje de vacaciones a Buenos Aires, Argentina en 2012 decidí hacer

    Read More
  • Movimientos sociales afrodescendientes demandas y desinterés de los partidos políticos (´)

    Movimientos sociales afrodescendientes demandas y desinterés de los partidos políticos (´)

    Elmer Mauricio Enríquez Bermúdez (Guatemala) Los movimientos sociales se han formado de una u otra forma para hacer un gran

    Read More
  • La caída de partidos y la esperanza en los movimientos sociales

    La caída de partidos y la esperanza en los movimientos sociales

    Por Freddy Blanco (Venezuela) La historia política de Latinoamérica no se puede desvincular, en las últimas cinco décadas de la historia

    Read More
  • Movimiento afroperuano: entre el desinterés político y la ambigüedad del Estado

    Movimiento afroperuano: entre el desinterés político y la ambigüedad del Estado

    Por Martin Moya (Perú) La arquitectura sobre la cual se construye la idea de comunidad nacional enuncia un sentido contradictorio de

    Read More
  • 1
  • 2

[EDITORIAL] La generación bicentenario y la crisis de representación

0
0
0
s2sdefault

Hace semanas vivimos en el Perú momentos aciagos. Jóvenes, acusados injustamente de displicentes y frívolos, habitaron el espacio público de las principales avenidas del país, para manifestarse contra una vacancia que les parecía excesiva. Así pasaron de ser la generación tik tok a la generación bicentenario. Esta generación que nació en democracia, no estaba dispuesta a perderla.

Ahora bien, esta juventud que no tiene miedo a luchar por la democracia, no se siente representada por la clase política. Es decir, no tiene referentes visibles y no le gustan los partidos políticos. La duda que tenemos es: ¿esto es un problema de los representantes o de la representación en sí misma? La evidencia histórica nos ha demostrado que no hay democracia sin partidos políticos y no hay República sin representatividad. Es material y físicamente imposible que todos participemos en política las 24 horas del día y los 365 días del año. Por esa razón, designamos otros ciudadanos a que se dediquen a representarnos mientras cada uno de nosotros realiza sus anhelos individuales, familiares, profesionales, etc.

Continuar leyendo

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Nicomedes Santa Cruz Aparicio

0
0
0
s2sdefault

Aportes hacia la reformulación de su perfil

Octavio Santa Cruz Urquieta (Perú)

Debo decir aquí, que escribo porque hay situaciones que tienen que quedar registradas. De no ser así estaría sin duda haciendo otras cosas, aquellas que desde mi primera juventud elegí, inclusive como profesión. 

Sin embargo, son ya varias las veces en que hablo sobre la familia y en cada ocasión he optado por cambiar de registro, según fuere más adecuado. Por ejemplo, para algunos recuerdos de niñez en “Mi Tío Nicomedes” usé el estilo narrativo; en cambio era ineludible un lenguaje estrictamente académico para el “Análisis de un poema de Nicomedes” –texto que pueden leer en internet–. Ahora, para un testimonio con matices intimistas y de un carácter singularmente maravilloso, he escogido la forma dialogada.

Escena primera (donde se habla de un pequeño baúl)

Una habitación de soltero, modesta; la cama estirada, a los pies una ruma de libros; una mesita con varios frascos de tempera, un vaso con plumas y pinceles de pelo de marta puestos hacia arriba. En la pared colgada una paleta de nogal, un afiche o almanaque (con un gran rostro pintado al estilo Springett y una espiga) indica que estamos como en 1960.

En el centro del cuarto, sentado en una silla, de cara al público, un joven negro de unos 16 años con cabello frondoso pese a ser casi lacio explora una guitarra, sostiene el mástil frente a sus ojos, la mira por un lado, la mira por el otro, finalmente con solo el dedo índice jala las cuerdas agudas, 1ª y 2ª a la vez.

stc

Texto completo aquí


Octavio Santa Cruz Urquieta 

  • Doctor en Historia del Arte por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 2017.
  • Magister en Literatura peruana y latinoamericana. 2009.
  • Licenciado en Arte. 1994.
  • Diseñador gráfico con exposiciones.
  • Guitarrista, decimista, cantautor y narrador con obra publicada.
  • En1982, recibió la Medalla de la Paz-ONU.
  • En 2013, el Ministerio de Cultura del Perú le otorgó el reconocimiento como
  • Personalidad Meritoria de la Cultura.
  • Profesor principal y director EAP de Arte. 2013-2016. 
  • En 2014 la Municipalidad Provincial de Cañete le otorgó la Medalla Cívica y de 
  • la Cultura, declarándolo personaje ilustre.
  • En diciembre de 2019 fue designado profesor emérito de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • En junio de 2020 recibió el homenaje de la Municipalidad de Lima y LimaLee por su trayectoria y aporte a la cultura nacional.
  • Publicaciones
  • La Guitarra en el Perú. 2004. 
  • Cuentos de negros. 2012. 
  • Escritura y Performance en los Decimistas de Hoy. 2014.
  • Mi Tío Nicomedes. 2015. 
  • El Diseño Gráfico en Lima.1960, 2018.
  • Mis 21 años. Municipalidad de Lima. 2020. 
  • Selección poética y narrativa. Municipalidad de Lima. 2020.
  • Diez cuadernos de partituras, 4 CD. 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Generación Bicentenario ¡Presente!

0
0
0
s2sdefault

Mónica María Salazar Suárez (Perú)

Este es un homenaje a los miles de hombres y mujeres, jóvenes, adultos y adultos mayores que se volcaron a las calles en Lima, Trujillo, Arequipa, Cuzco, Chiclayo, Tumbes, Huancayo, Huancavelica, Ayacucho y a lo largo y ancho del Perú, a reclamar por sus derechos y por los de todas y todos los peruanos que vimos con indignación el abuso de poder de un Congreso y de un presidente que nunca nos representó.   

Siempre participé en las marchas. Pero esa noche del 13/11, tuve que conformarme con protestar desde mi casa con cacerolas y cucharas. Esa madrugada y al día siguiente, seguí las protestas a través de los pocos medios que se atrevieron a cubrirlas, esperando que la crisis política generada por una arbitraria decisión del Congreso no se agudizara.   

Una semana antes, 105 congresistas, desoyendo la opinión pública que en un 95% se declaraba en contra de la vacancia presidencial “por incapacidad moral permanente” en medio de la emergencia sanitaria y la crisis económica y social, votaron a favor de la medida sin fundamento legal ni constitucional, que les permitiría legislar abiertamente a favor de sus intereses particulares, sin los límites impuestos por el gobierno del presidente Martín Vizcarra. Un mes antes este mismo Congreso le había negado la confianza a un gabinete y había intentado sin éxito, una primera vacancia presidencial. 

Sin la posibilidad del Ejecutivo para disolver el Congreso en el último año de gobierno, el equilibrio de poderes se había roto.   

Con la fuerza de los votos, la mayoría congresal destituyó al presidente constitucional de la república, y colocó al mando de la nación a un oscuro congresista de Acción Popular, cuyo único mérito era presidir el Poder Legislativo, para seguir adelante con una agenda populista que incluía postergar las elecciones generales de 2021 para permanecer en el poder. A estas alturas, ya sabemos que fue esa y no otra, la principal motivación detrás del golpe institucional perpetrado por el Congreso encabezado por Manuel Merino de Lama. Su breve paso por palacio de gobierno no amerita dedicación de tiempo ni palabras.     

Pero los auténticos protagonistas de ese fin de semana fueron los jóvenes de la llamada “Generación del Bicentenario” que no dudaron en tomar la calle para defender la DEMOCRACIA en nombre de otras generaciones de peruanos que no podían hacerlo por la pandemia: padres, abuelos, tíos. Gracias al poder de convocatoria de la Generación Bicentenario, a su exitosa gestión de las redes sociales y a su coraje, más de 3 millones de peruanos y peruanas se manifestaron de forma espontánea y pacífica a nivel nacional.

wayka

Texto completo aquí

 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

La dictadura que acabó en cuestión de días...

0
0
0
s2sdefault

Desireé Huaranga Nalbarte (Perú)

Hace unas semanas el país entero salió a las calles al observar que el Congreso, el cual venía haciendo leyes a espaldas del pueblo, dio una última estocada al vacar a un presidente que debe ser investigado. 

El día que todo explotó ya había gente en las calles exigiendo la renuncia del dictador Merino, entre la gente se observaba una juventud bastante indignada por esta política tradicional que adolece todas las enfermedades de transmisión social (clasismo, machismo, xenofobia, etc.), una clase política que no representa a la juventud, a las mujeres, a los trabajadores y que, sin ser adivinos, sabíamos que iba a gobernar nuevamente para los de arriba. 

Acostumbrados a una prensa vendida que solo se dedica a desvirtuar noticias y a sindicar a todo manifestante de pertenecer a una organización que hizo mucho daño al pueblo peruano durante el conflicto armado interno, aparecieron dos consignas claves: “Ni merino, ni Vizcarra”, “Nueva Constitución”. La primera, era una respuesta a esta prensa que indicaba que las marchas eran para defender a Vizcarra, pero la juventud fue firme y dijo no, no se trata de personalismos, no queremos ni a él ni al nuevo dictador y, aquí viene la otra consigna, para cambiar el sistema político tradicional hay que cambiar esta constitución hecha en una dictadura que representa y avala todos los males que vive nuestro país. Los jóvenes ya no queremos ponerle parchecitos y hacer que funcione de una u otra manera, se necesitan cambios profundos para pensar una nueva forma de vida y de hacer un Estado que sea popular, soberano y paritario, donde seamos nosotros y nosotras quienes pongamos las reglas de juego.

D1

Diseño CEDET / Fotografía de Internet

El tsunami empezó a crecer, ya no solo se veía personas que estaban en los 20’s sino también escolares en las calles o moviéndose en redes sociales, difundiendo, concientizando sobre la situación política de nuestro país. Ya no éramos los pocos gatos de siempre que pedimos cambiar este sistema neoliberal, ya no estábamos solos, nos respaldaban otros jóvenes, mujeres en primera línea desactivando lacrimógenas, brigadas médicas y como bien decía Gioconda Belli “la solidaridad es la ternura de los pueblos”. Eso se vio reflejado aquel jueves cuando muchos compañeros fueron heridos por una Policía represiva que disparó sin problema, como siempre lo ha hecho en diferentes conflictos sociales que hemos vivido, sobre todo fuera de Lima. Las redes sociales se dispararon denunciando los hechos, la gente quería apoyar desde sus casas, el Perú entero estaba indignado... Lo peor ocurrió el sábado 14 de noviembre, dos jóvenes que salieron a defender su patria perdieron la vida por culpa del dictador y sus secuaces, se escuchaban cacerolazos, la gente lloraba las muertes injustas, el ministro del interior y la Policía se lavaban las manos después de amedrentar a los familiares de estos. Tras ello, se rompió el vínculo ciudadano-policía y tardará muchísimo en volver a construirse. Las muertes de Inti y Jack no deben quedar impunes, quizá el tsunami empiece a bajar con el pasar de los días, pero no debe ser así, aún quedan consignas por las que luchar, no basta con la renuncia de Merino, no basta con un Sagasti como presidente, nunca bastará porque solo el pueblo salvará al pueblo.


Biografía

Desireé Huaranga Nalbarte es estudiante de 9no ciclo de Sociología de la Universidad Nacional Federico Villarreal, activista, feminista y socialista.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault