¡QUE EL RACISMO NO RETORNE AL FÚTBOL!

Publicado en CAMPAÑA UN MUNDIAL SIN RACISMO

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Luego de 36 años ¡Los afroperuanos también volvimos!

sf¡Volvimos! Luego de 36 años los peruanos dibujamos nuevamente la sonrisa por nuestro retorno a la máxima competencia de fútbol: un Mundial. Rusia 2018 permite el retorno del Perú a un escenario internacional donde los ojos del Mundo están puestos en quienes junto al balón se convierten en motivo de alegrías y lamentos de quienes son seguidores de este deporte. Sin embargo, también surge esta posibilidad latente de que las prácticas racistas tengan como objeto de agresión y violencia a los futbolistas afrodescendientes de todo el Mundo, incluso a los peruanos. 

Pese a que la FIFA, la máxima instancia del fútbol profesional, ha tomado acciones de prevención, sensibilización y sanción, con la finalidad de eliminar la discriminación étnico-racial de los escenarios de fútbol, no necesariamente es claro para muchas personas el nivel de violencia que puede darse en un estadio, el grado de racismo que cala la piel y retumba en los oídos de los afrodescendientes, quienes soportan –antes con mayor pasividad- los sonidos guturales imitando a un simio en el preciso momento que tocan el balón, o los gritos desaforados diciendo “negro de m...” para “bajar” la confianza que puede darles el practicar buen fútbol. Pero… “son cosas del fútbol”, dicen; pues no, eso no es fútbol.

NO HAY JUSTIFICACIÓN

Cuando se pretende justificar con el calor del partido el racismo manifiesto durante los encuentros de fútbol, no podemos dejar de ver en paralelo como también se utilizan argumentos similares para minimizar las agresiones racistas en los hogares, en las calles, en los centros laborales, en los medios de comunicación; pues parece que nada les es suficiente.

No les es suficiente recordar las lágrimas del delantero italiano Mario Baloteli al escuchar insultos racistas de los seguidores del Bastia que resonaban en el estadio. Tampoco el reclamo indignado de Samuel Etto´o cuando el Barcelona visitaba al Zaragoza en la Romareda. O lo más reciente, ocurrido precisamente en el país anfitrión, Rusia, cuando desde las tribunas se dirigieron cánticos imitando a un mono hacia jugadores franceses afrodescendientes negros, incluyendo a Paul Pogba, durante el amistoso que Francia ganó por 3-1 a Rusia en San Petersburgo.

En el Perú no ha sido diferente, incluso nuestro seleccionado Luis Advíncula, hace algunos años tuvo que hacer su reclamo en redes sociales por la discriminación racial sufrida tras el partido de León de Huánuco y Cristal. En otras ocasiones también reclamaron por el mismo motivo, futbolistas afrodescendientes como Edgar Villamarín, Johel Herrera, Luis Tejada, Jhony Montagno, entre otros. Las sanciones estuvieron ausentes por parte de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), lo que da cuenta que más allá de la importancia de las acciones de sensibilización y las campañas que se vienen impulsando junto con el Ministerio de Cultura, la Agremiación de Futbolistas Profesionales y la Asociación Deportiva Profesional; es preciso dar el siguiente paso con respuestas más contundentes hacia la población en general que contemple la participación de los distintos sectores y actores, pues de lo contrario serán solo acciones simbólicas que no contribuirán a cambios estructurales.

EL PAPEL DE LA PRENSA

Lamentablemente los medios de comunicación no son hasta el momento los aliados que esperamos para combatir el racismo en todas las esferas, incluyendo los escenarios deportivos. No falta algún periodista o comunicador que acusa de poca fortaleza psicológica a los futbolistas que se han negado a proseguir un partido al ser agredidos de manera racista. La naturalización del racismo persiste, la cual se cruza con el machismo y el sexismo; pues incluso catalogan a los jugadores de no hacer gala de masculinidad si dan cuenta de su afectación ante el racismo. Así estamos. Hay que decirlo.

Por este motivo, es que Rusia 2018 debe convertirse en un punto de quiebre para lograr que el racismo sea rechazado por todos los países del Mundo, y que de manera contundente se reafirme la lucha frontal contra el racismo y la xenofobia.

No queremos ver a aficionados gritando e insultando a futbolistas por ser afros, por su color piel, por su lugar de procedencia. No queremos ver periodistas haciendo alusión a la etnia de los afrodescendientes para mostrar su racismo oculto (a veces no tanto) dando cuenta de los rasgos físicos, los estilos de peinado, la ropa o la celebración. Y si tenemos la triste posibilidad de ser testigos de agresiones racistas esperamos que no solo los futbolistas afrodescendientes muestren su rechazo, sino los 22 hombres que estén en el campo de juego le digan NO al racismo, junto a un árbitro que sin miedos ni titubeos le saque TARJETA ROJA AL RACISMO. Es nuestra oportunidad y sí, los afroperuanos volvimos a Rusia 2018; esperamos que el racismo no nos acompañe una vez más. ¡Que la fiesta sea completa!

Sofia Carrillo Zegarra

Licenciada en periodismo con estudios concluidos en gerencia social por la Ponticia Universidad Catolica del Perú.
Formó parte en sus inicios en Lundu.
Impulso la campaña "Sácale tarjeta roja al racismo" de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. 
Hace ocho años es activista independiente en la lucha contra el racismo.
Es defensora de los derechos sexiuales y reproductivos.
Jefa de la unidad de incidencia política y comunicaciones deI NPPARES por lo que le ha permitodo viajar como popnente a: Londres, Colombia, Panamá, Estados Unidos, entre otros.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s