“De ser como soy, me alegro” (Diario La República)

Publicado en CAMPAÑA UN MUNDIAL SIN RACISMO

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Un programa infame que 'retocó' a los seleccionados nos recordó lo presumible: el racismo estupidiza. ¿Qué nos espera en Rusia?

Por Renzo Gómez.

Lunes, 11 de Junio del 2018

jugaHubo una vez un productor que, en aras de la demanda informativa provocada por la fiebre mundialista, tuvo una idea brillante: retocar en televisión nacional los rasgos de un grupo de muchachos que, mediante sus destrezas con el balón, enorgullecieron a un país flaco de alegrías.

La proeza no le pareció suficiente e invitó a un cirujano plástico, un especialista de la belleza ya se sabe, para que corrigiera sus fealdades en televisión nacional. Narices chatas y anchas. Orejas grandes. Afinar lo distinto porque se considera 'tosco' y, por lo tanto, feo.

 

Christian Ramos, Alberto Rodríguez, Carlos Cáceda, Raúl Ruidíaz, Miguel Trauco. El Perú en su diversidad. No sorprendió, sin embargo, cuando el cirujano reaccionó de similar manera al ver los rostros de los tres primeros: "Siempre pasa lo mismo con laraza negra", repitió el hombrecito, como si nacieran con una falla de origen.

"Se ve bien con sus defectos", secundó la conductora, una exmiss de belleza, con conocimiento de causa. "A mí me gusta que el varón se vea como es. Con defectos y todo", agregó la otra conductora, una actriz y exvedette que alguna vez llevó la bandera del orgullo mestizo.

A los días, el tercer conductor, un tipo que ha hecho carrera hablando de todo sin saber nada, en lugar de disculparse salió al frente indignado: "Voy a denunciar. Es una ignominia. Es un tema de revista, señores. Apostamos por la familia".

El mundo al revés.

"¿Quién dice que la nariz perfilada es lo bonito? ¿Quién dicta ese prototipo de belleza? La sociedad de consumo que invisibiliza los aportes de la cultura afroperuana", anota Oswaldo Bilbao Lobatón, director del Centro de Desarrollo Étnico (CEDET).

Hace poco, el chinchano Luis Advíncula, un velocista que se dedica al fútbol, comentó que rechazó un comercial de una empresa de telefonía porque le pedían que dijera que era claro. Claro, en la escasez de muchos creativos publicitarios ideas como esas tienen un gran potencial. Asociaciones burdas, y simplonas. Verdaderas fallas de origen.

Pero no todos los jugadores son plenamente conscientes de la repercusión de sus acciones. Renato Tapia, por ejemplo, subió a su Instagram la foto de Christian Ramos, un central al que apodan La Sombra, junto a un maniquí negro. Ambos enternados (y negros) se ganaron un desafortunado pie de foto: "Iguales".

"El argumento de que a mí no me afecta no sirve porque no estás planteando una representación individual y aislada sino que estás representando a un pueblo. Hace falta mucha pedagogía para desnaturalizar esas situaciones", refiere Sofía Carrillo, activista y periodista que narrará algunos partidos del mundial para un canal de televisión en su versión web.

A finales de marzo, en un amistoso entre Francia y Rusia, la barra del país anfitrión del mundial hostigó a Paul Pogba simulando el sonido gutural de los monos, cada vez que tocaba el balón. Un mes después, Rusia, acusada de episodios racistas en las últimas dos Eurocopas, pagó una multa de 25 mil euros impuesta por la FIFA.

"¿Qué es lo que ellos (la FIFA) esperan? Una multa de 25 mil euros para un país es de risa", declaró hace unos días Danny Rose, lateral de la selección inglesa, quien anunció que le pidió a su familia que no viaje a Rusia por temor a que sufra una agresión racista.

"Mi padre estuvo muy contrariado. Dijo que no tendría una segunda oportunidad para verme", contó.

Más allá de una lavada de cara del embajador de Nigeria en Moscú, que desmintió que Rusia fuera racista, lo concreto es que esta Copa del Mundo contará con un sistema de monitoreo antidiscriminación en cada partido. Tres miembros del Fútbol contra el Racismo en Europa (FARE por sus siglas en inglés) serán los encargados.

¿Un árbitro podrá suspender un partido de ser necesario? Fatma Samoura, secretaria general de la FIFA, enciende una esperanza leve: "Garantizamos un ambiente libre de discriminación. Sancionaremos".

Si no queda en el discurso, todo bien. Mientras tanto, un productor que no retocó su cerebro no sabe a qué especialista acudir. No es feliz como es, desde luego.

Fuente y fotografía: Diario La República 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s