Domingo, 13 Junio 2021

logo para cedet                                            Año 2021. Edición N° 15 / Registro ISSN-L: 2709-8079

TEMA En memoria de Carlos Velarde Reyes (Cito). A cinco años de su partida. Sus documentos de trabajo y opiniones que guardan vigencia

COLUMNISTAS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Los riesgos que genera la crisis de la pandemia en los niños, niñas y adolescentes afrodescendientes

0
0
0
s2sdefault

Por Miguel Pereira (Uruguay) 

La infancia afrodescendiente, una deuda pendiente. La agenda de la niñez y adolescencia a nivel global, es una agenda que aún tiene importantes inconsistencias. No hay líder o lideresa a nivel mundial, que no exprese que hay que invertir en las generaciones del futuro, como son los y las jóvenes y la infancia, ya que esta decisión política generará más y mejores posibilidades de desarrollo en las distintas sociedades. Por lo tanto, el relato permanente de los gobiernos en general, es sobre la importancia que reviste atender los temas de infancia y adolescencia como prioridad en el diseño e implementación de política pública, así como también en la asignación de presupuesto que dé respuesta efectiva a los distintos niveles de desigualdad que viven los niños, niñas y adolescentes en los distintos países de América Latina y el Caribe. Aunque la población afrodescendiente en la región, se encuentre en un estadio pleno o avanzado de su transición demográfica, en la mayoría de los países es relativamente más joven que el resto de la población. En particular la desigualdad social, económica y cultural que padece la población afrodescendiente, afecta de forma más profunda a los niños, niñas y adolescentes. Según información de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), estas situaciones de desigualdad estructural se acentúan en dimensiones tales como: educación, salud, empleo -en el caso de las juventudes- y protección social. El racismo estructural existente en nuestras sociedades, arremete de forma inusitada a la población afrodescendiente, pero es particularmente preocupante la situación en la que se encuentra la infancia y adolescencia de estos colectivos sociales históricamente discriminados. Por una parte, es preciso fortalecer las políticas de educación de calidad, asegurando que niños, niñas, adolescentes y jóvenes afrodescendientes no solo logren culminar los niveles primario y secundario, sino que puedan acceder en igualdad de condiciones a los niveles superiores de educación, donde, como se verá más adelante, aún persisten profundas desigualdades en lo que se refiere a los promedios nacionales.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

[EDITORIAL] Los riesgos del periodo postpandemia para nuestros niños, niñas y adolescentes afrodescendientes

0
0
0
s2sdefault

La vida de los niños, niñas y adolescentes ha sido trastocada este año 2020 por la pandemia que nos sigue afectando. La infancia es una etapa da la vida en la que es central la convivencia y el desenvolvimiento de las capacidades lúdicas y sociales. Muchos de nuestros niños y niñas han tenido que permanecer encerrados en condiciones poco óptimas para el desarrollo de sus capacidades físicas, psicológicas, emocionales, sociales y espirituales. Es una paradoja que un virus que es casi intrascendente para los menores de edad, les haya afectado tanto en su vida, demostrando la codependencia necesaria que familia y Estado articulan para el óptimo desenvolvimiento de los más pequeños.

Ahora que en América Latina hay un replanteamiento estructural de la relación Estado y sociedad como lo demuestra la elección del MAS (sin Evo Morales) en Bolivia y la aprobación de una convención para optar por una nueva constitución en Chile, cabría preguntarse cuál es la propuesta de estos nuevos proyectos con respecto a los derechos de los niñas, niños y adolescentes. La pandemia ha demostrado, la ausencia de una legislación proactiva para proteger a los niños y niñas de la violencia sexual. Muchos movimientos feministas han puesto de manifiesto que se ha incrementado el abuso sexual contra las niñas y los niños durante la pandemia y en el mismo sentido, se ha incrementado la falta de actuación expedita frente a esta. Algunas familias protegen y otras no, allí debe estar presente el Estado. 

Al mismo tiempo, la pandemia ha demostrado que no basta con que la Escuela Pública brinde conocimiento y custodia, también debe dotar a los niños, niñas y adolescentes de las nuevas tecnologías digitales de la información, para impedir que queden fuera del siglo XXI. El nuevo contrato social postpandemia debe garantizar que no aumente la brecha de desigualdad que ya es la más amplia del mundo en este continente nuestroamericano.

Al mismo tiempo, problemas endémicos como la desnutrición o la anemia menoscaban el desarrollo cognitivo de nuestros niños, niñas y adolescentes que en el caso de los pueblos afrodescendientes se imbrica con el estigma racial. Un niño que come mal y que además es señalado por su cabello, el color de su piel y los rasgos de su rostro, como perteneciente a un grupo humano inferior, incapaz y animalizado, desarrolla complejos afectivos, psicológicos y emocionales que le originan obstáculos en la evolución de sus capacidades.

La pandemia puso de manifiesto la debilidad del sistema sanitario y educativo en países que tuvieron crecimiento económico sostenido en las últimas décadas como Chile, Perú o Costa Rica. En estos casos, no fue por falta de recursos. Mucha tinta se ha derramado sobre esta temática y pareciera que el giro ideológico de las últimas semanas en el continente plantea una reestructuración de los actores políticos y económicos. Sin embargo, no podemos olvidar, que el mundo por venir será construido por la infancia que está viviendo ahora mismo esta terrible pandemia. Ojalá que en las elecciones que están por venir en Ecuador, Perú y Honduras el 2021, la agenda de los niños, niñas y adolescente sea la protagónica. 

Que lleguen junto con la vacuna anticoronavirus, una vacuna contra el racismo, el machismo, la exclusión y la violencia.

Revista D’cimarron

Imagen referencial: Centro de Desarrollo Étnico CEDET, UNICEF y Plan Internacional

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

"Tras cuernos, palos..." niños niñas y adolescentes en tiempos de pandemia

0
0
0
s2sdefault

Por Rolando Palma Quiroz (Perú)

En la Provincia de Chincha, Región Ica. Las poblaciones afrodescendientes se encuentran entre las más pobres y marginadas del mundo (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos), fruto de la herencia y estigma que les ha dejado la trata y "el mercadeo" desde el siglo XV hasta el XIX y que hasta hoy tiene un reflejo viviente en pleno siglo XXI; en estos tiempos de pandemia (llámese COVID-19), se habla mucho de población vulnerable, de personas expuestas o de personas en riesgo mayor, la población afroperuana; en este caso, siempre estuvo inscrita en este círculo, pero el "término colectivo" en TIEMPO de PANDEMIA abarca a todas las etnias; amazónicas, andinas, afroperuana; así como caucásicas, asiáticas y por ende mestizas. 

Si nos remitimos a la población de NNA afroperuana, hablamos de personas doblemente afectadas primero como quien diría por definición y segundo por lo que se suscita hoy en día. En el caso de la provincia de Chincha, en la región Ica, la población afroperuana tiene un contexto muy propio, la mayoría vive en la zona rural y aunque hoy día pueden ser dueños de una pequeña porción de tierra para uso agrícola (parcelas); así como de sus propias viviendas situadas en los llamados hoy centros poblados; antiguas exhaciendas y luego caseríos, carecen de una economía que les permita por lo menos "arañar" condiciones de vida digna, esto principalmente por el abandono estatal respecto a la falta de un estímulo o promoción agraria de los organismos competentes del gobierno central; así como ausencia de políticas públicas para fomentar la pequeña agricultura en el país. En este contexto, la población de NNA afroperuana, en la provincia antes de la aparición de este mal, ya era un caso para atender en primacía; se habla de alto porcentaje en deserción escolar, no tienen un buen empleo o no pueden aspirar a ello precisamente por la edad y falta de estudios; después del abandono escolar albergan en su mente la aferrada idea futurista de ser algún día un integrante de algún Dream Team (Barcelona FC, Real Madrid o sus respectivos pares o también de otros no muy distantes; París St. Germain, Los Manchester, etc.; previo paso por un importante equipo de la capital de la república), en el caso de los varones; de ser modelos de pasarela o variadas cultoras del arte en el caso de las damas; sin dejar de mencionar que pese a todo hay jóvenes afrodescendientes en la provincia que hoy siguen estudios superiores y otros (en pequeña escala); que ya han culminado estos.

ica

Imagen referencial diario Correo: https://diariocorreo.pe/peru/ninos-de-chincha-y-pisco-con-laptops-355505/   

En los primeros días del anuncio de cuarentena total en el territorio; así como restricción en el desplazamiento de la población, esta determinación por las autoridades del gobierno central afectó a todos, pero aun cuando estaban autorizados las personas que trabajaban en alguna dependencia de producción de productos de primera necesidad principalmente agrícolas; no alcanzaba a los pequeños agricultores chinchanos, gran número de ellos afrodescendientes, ya que sus productos no eran o no son de primera necesidad (algodón, maíz híbrido), de tal manera que los jefes de familia de estos hogares permanecían en sus casas y solo unos cuantos asistían como peones agrícolas (asalariados) a los fundos agroexportadores (paltas, mandarinas, espárrago, alcachofa, etc.) y que sostenían los dueños y allegados, que también abastecían al mercado interno; es decir el nacional. En el contexto escolar es donde más se han visto afectado la población de NNA afroperuanos -afrochinchanos- ya que se remitían a recibir (como toda la población escolar del país), clases virtuales, pero; en qué condiciones? No tenían los medios para una tablet, pc, o un celular para recibir y enviar señales, existen aquí en la provincia de Chincha centros poblados, con población significativa de afrodescendientes muy remotos; como por ejemplo: 

"Huamanpali", "Punta de la Isla", "Pozuelo Sur", "Huáscar ", " San Valentín ", etc.; y que estuvieron y aún están esperando las famosas y prometidas tablets del gobierno central a través del Minedu y de las UGEL; en estos días se ha determinado por estos mismos organismos que los educandos serán promovidos en forma automática al grado superior, con algunas breves excepciones, entonces como que alivia y no esto último; como el título de este comentario, "Tras cuernos,...", son males que se suman a esta pandemia y que recaen en esta población de NNA, sindicada como la que mayor número de desertores escolares registra a través de los tiempos, según datos del INEI; y que en estos tiempos forzados a una ocupación de "observador" más que todo, propicia para que se acentúe aún más aquello de "población vulnerable" por otras tentaciones propias que ha generado este "tiempo de pandemia". Toca al gobierno central como a sus organismos estatales analizar este tema y a los gobiernos locales manifestarlo.

👍

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Las víctimas invisibles de la pandemia – niños y niñas afroperuanos

0
0
0
s2sdefault

Por Mónica María Salazar Suárez (Perú)

Palabras clave: Pandemia. Violación. Violencia contra la mujer. Violencia sexual. Embarazo adolescente. Niñas y adolescentes afro.  

mmaEn un taller dirigido a los adolescentes afroperuanos de la comunidad de San Gabriel en el distrito de Villa María del Triunfo, pedí a los participantes proponer temas de su interés para desarrollar los contenidos de la primera edición de un futuro medio de comunicación local, producido y distribuido por ellos mismos, con la finalidad de difundir y revalorar la cultura afro en la zona. 

Luego de una breve discusión, el tema elegido fue el embarazo adolescente. Aunque el embarazo adolescente no es un problema exclusivo de los jóvenes de origen afrodescendiente, me parece pertinente tratarlo en este artículo, cuya temática gira en torno a cómo estaría afectando la pandemia del Covid 19 a las niñas y adolescentes de este grupo étnico.  

La crisis sanitaria nos ha golpeado a todos los peruanos y peruanas en mayor o menor medida, pero en especial a los más jóvenes, que ven recortada su libertad a causa de las normativas del gobierno para protegernos del contagio, tales como el distanciamiento social y la prohibición de realizar reuniones o fiestas con amigos y familiares. Al mismo tiempo, el confinamiento ha tenido consecuencias para las mujeres quienes se han visto muchas veces obligadas a convivir con sus agresores, lo que ha disparado la tasa de feminicidios y agresión sexual en la región. 

La publicación “Feminicidio y violencia contra las mujeres: la otra pandemia que hay que detener”, de la Oficina del PNUD El Salvador, señala: “Según Wilson Center, en Brasil, las tasas de feminicidio aumentaron 22% en marzo y abril, en comparación con el mismo periodo del año pasado. En México, 987 mujeres y niñas fueron asesinadas en los primeros cuatro meses de 2020 y en el mes de abril, se batió un récord de cinco años. Mientras, en El Salvador, durante las últimas dos semanas de marzo, 50% más de mujeres murieron por femicidio que por coronavirus”

En nuestro país, las cifras son igualmente escalofriantes, mostrando una tendencia muy peligrosa para la integridad sexual de las niñas y adolescentes de grupos vulnerables, como los afroperuanos. En esta misma situación de vulnerabilidad, se encuentran las migrantes venezolanas, que podrían ser incluidas como parte de la comunidad afrodescendiente en Perú. 

Los datos proporcionados por la Comisionada Adjunta de los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo a un medio local, al 6 de octubre de este año se han registrado 100 feminicidios y 45 muertes de mujeres relacionadas con actos de violencia, que podrían ser calificados como feminicidios a partir de las investigaciones del Ministerio Público. Estas estadísticas nos colocan en el puesto número ocho en crímenes contra la mujer en América Latina. 

Texto completo aquí.


 

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault